Comunicar a tu pareja que tienes una ETS


Descubrir que tienes una enfermedad de transmisión sexual puede ser aterrador y confuso. Tienes que hablar de la infección con tu pareja y seguir los consejos de tu médico. Las verrugas genitales son el tipo más común. Algunas enfermedades de transmisión sexual si no son tratadas a tiempo, pueden extenderse a otras partes del cuerpo y causar graves daños. Sin embargo, la mayoría se pueden tratar de forma segura y se consigue su curación.

Algunas personas permiten que el temor que rodea a una ETS se convierta en rabia y aparezca la necesidad de culpar a alguien. Estos sentimientos son comprensibles. Pero lo mejor que puedes hacer es reunir toda la información que puedas sobre la enfermedad para saber qué es lo que te sucede y cómo debes explicárselo a tu pareja. La comunicación honesta con tu pareja es la mejor manera de transmitir esta noticia. Cuéntaselo cuanto antes, ya que tu pareja tendrá que hacerse pruebas para saber si también tiene esa enfermedad. Debes explicarla:

• Cómo te enteraste del problema
• Cómo se transmite
• Qué síntomas son los más habituales

Es importante mantener el control del lenguaje corporal, evita ponerte a la defensiva y escucha los sentimientos de tu pareja. Prepárate para que tu pareja se enoje, esté triste y se sienta muy herida. Asegúrate de darle tiempo para que pueda pensar, no es nada fácil. Anímala para que vaya al médico y coméntale la posibilidad de ir con ella, si quiere.

La infertilidad: motivo de crisis


Si estáis luchando para tener el bebé y mucha gente no lo sabe, puede que muchos de los comentarios que se hagan en reuniones familiares o con amigos os hagan daño. Puede que la infertilidad afecte de manera contundente a uno de los miembros de la pareja. La infertilidad puede ser un motivo de crisis en la pareja.

Cada persona puede reaccionar de manera diferente ante una situación así. Algunos pueden ser más abiertos con los amigos y familiares y pueden hablar de forma distendida sobre el problema. Esto les puede servir de gran apoyo. Otros, sin embargo, se retraen en sí mismos y comienzan a alejarse de las personas más cercanas, incluida su pareja.

Estos diferentes estilos pueden crear un conflicto, si no se habla, entre la pareja. Por lo tanto, tomaros vuestro tiempo para sacar vuestros sentimientos y hablar sobre el tema con vuestra pareja. Debéis comprenderos, y si es necesario perdonaros, si no sois capaces de ver las cosas de la misma manera. Evita hacer comentarios hirientes a la otra persona por muy frustrado que tú estés. Hablar el uno con el otro con el mayor respeto.

Debéis desarrollar estrategias para hacer frente a este problema como el equipo que sois. Cuando la causa de la infertilidad radica en uno de los dos, él o ella pueden sentir ansiedad y culpabilidad. Los hombres pueden sentirse “menos hombres“. Hablar con otras personas os puede ayudar. Seguro que encontráis mucho apoyo en otras personas que sabrán escucharos. Debéis daros el espacio suficiente pero sin descuidar a la otra persona. Esa persona es la más importante de tu vida pase lo que pase.

Conflictos matrimoniales: las dietas


Todos los matrimonios pueden sufrir diferentes conflictos matrimoniales que pueden alterar el buen funcionamiento de la relación: diferentes tendencias políticas, gustos cinematográficos opuestos, etc. Uno de esos conflictos pueden ser los hábitos alimenticios de cada uno. Cuando una parte de la pareja es vegetariana y la otra es amante de la carne pueden surgir los problemas, pero esto no tiene por qué a cavar con la relación. Puedes seguir algunos de los consejos que te vamos a dar:

– Desarrolla la capacidad de escuchar. No os encerréis en vosotros mismos y escuchad a la otra persona.

– Intentad informaros sobre las tendencias nutricionales de la otra persona y así aprenderéis a tener mayores habilidades de resolución en el tratamiento de los conflictos sobre los hábitos dietéticos.

– Aceptar y respetar mutuamente cada una de las opciones alimentarias. Recuerda que para algunos vegetarianos su elección es como una religión.

Flexibilidad.

– Establecer unas reglas de cocina desde el comienzo de la relación para no molestaros el uno al otro.

– Si es necesario, separad los utensilios de comida de cada uno. Al igual que el congelador: lo mejor es que cada uno tenga su propio cajón para así saber directamente donde están sus alimentos.

– No presionéis a vuestra pareja con su dieta. Tampoco intentes hacer ningún chiste fácil cuando estéis con los amigos.

– Si tenéis hijos buscad la dieta más efectiva para ellos, no intentéis competir para ver quien consigue que los niños elijan su dieta.

¿Qué no soportas de las mujeres?


– Lloran por todo
Algunos hombres consideran que es muy difícil involucrarse en las cosas tal y como hacen muchas mujeres. Ellas pueden llegar a llorar por cualquier motivo: hace mal tiempo, se ha pinchado una rueda del coche, etc.

– Complejos e inseguridad física
Parte de esta culpa la puedan tener los medios de comunicación que se dedican a bombardear a diario nuestra cabeza con imágenes “perfectas”. Sea por lo que sea, el caso es que muchísimas mujeres no están satisfechas con su cuerpo. Esto les puede producir una constante inseguridad que puede afectar a su día a día.

– Esperan a un príncipe azul
En los tiempos que corren, pocos príncipes azules van a encontrar. Hoy en día la mujer debe ser autosuficiente y no esperar a que su amado llegue a casa para descalzarle, acomodarle y prepararle la cena.

– Cambios de humor
Todo el mundo tiene días en los que no es la persona más cariñosa o más amable del mundo, pero en el caso de muchas mujeres estos cambios pueden sufrirse simplemente por horas.

– Sólo se preocupan por encontrar pareja
Algunas mujeres sólo se preocupan de buscar una persona que comparte con ellas el resto de su vida. Sólo se preocupan por su relación y dejan a un lado otro tipo de aficiones como por ejemplo hacer deporte o salir con sus amigos.

– Esclavas de la moda
El vestido que lleva esa famosa actriz, los zapatos de esa tienda de marca… muchas mujeres se preocupan tanto por ir a la moda que no se acuerdan de que a su belleza natural no le hace falta ningún “accesorio” para destacar más.

¿Qué no soportas de los hombres?


– Son los mejores conductores del mundo
Su carnet de conducir es el más importante, por eso da igual que tengáis que realizar un viaje en coche de más de 800 km., él prefiere conducir para que vayas más segura. Recuérdale que el porcentaje de accidentes de tráfico es menor en las mujeres que en los hombres.

– La casa se autolimpia
Lamentablemente, debes explicarle que la casa no tiene un dispositivo que se activa cuando los dos salís de casa para que cuando volváis encontréis todo limpio y ordenado. Pregúntale que es lo que mejor se le da hacer para que realice él esas funciones. Si no sabe hacer nada en especial, nunca es tarde para aprender.

– Es muy celoso
No eres una prisionera que está en la cárcel a espera de juicio. Esto puede demostrarte que es una persona muy insegura y que tiene mucho miedo al rechazo y al abandono. Es probable que no terminéis bien.

– Su madre es la mejor mujer del mundo
Todas las mujeres tienen cosas buenas y malas pero su madre, en concreto, está directamente relacionada con el arcángel Gabriel. Su cocina, sus habilidades domésticas, sus habilidades sociales, lo que sea, siempre son superiores a las tuyas.

– Hay que ganar todo
Para muchos hombres la vida es una competición y sólo existen ganadores o perdedores.

– Gastos necesarios
Es curioso como muchas de las cosas que él se compra son un gasto necesario: Nintendo DS, entradas para su deporte favorito, relojes, etc. Cuando tú te gastas dinero es porque eres una despilfarradora.

Trabajar juntos


Comenzar un proyecto laboral juntos puede crear tensiones y distanciamientos incluso en las parejas más felices y compatibles del mundo. Mantener una relación intacta trabajando juntos a diario puede convertirse en el trabajo más duro. Podéis tener en cuenta los consejos que os vamos a dar para intentar que el trabajo afecte lo menos posible a vuestra relación.

Definir con cuidado el papel de cada uno de los socios.
Desde el principio debéis dejar muy claras cuales son vuestras funciones en la empresa. En el plan de negocio que redactéis debéis definir vuestras funciones en base a lo que cada uno sabe hacer mejor.

Pensad que sois socios, no empleados el uno del otro.
Si uno de vosotros se nombra jefe debe tener cuidado con su forma de trabajar. Esto puede afectar a vuestra relación más que nada por las “formas” del jefe.

Respetad la forma de trabajar de cada uno.
Puede que a ti te guste tener la mesa muy ordenada y a tu pareja no; no sucede nada. Lo que podéis hacer es buscaros despachos diferentes. No pongas trabas a todas las decisiones que toma tu pareja, muchas pueden ser igual de válidas que tus decisiones. Pensad que sois compañeros de trabajo y que vuestro esfuerzo unido es el que va a proporcionaros los mejores frutos.

Compartir las tareas.
Es el momento de compartir el trabajo y no nos referimos solo al ámbito laboral. Distribuiros las tareas de la casa y los papeleos para que podáis trabajar más cómodamente los dos.

No permitáis que el trabajo sea la única cosa que compartáis.
Cuando terminéis la jornada dedicaros tiempo el uno al otro como la pareja que sois.

Consejos para no besar a la otra persona


A veces hay que enfrentarse a situaciones un poco duras. Una de estas situaciones puede ser el no querer besar a otra pareja. No sabes cual es el motivo, pero simplemente no quieres besarla. Tal vez es por que no quieres llegar a más o sencillamente es por que la primera vez que te besó no te gustó nada. Si es por este último motivo intenta dar una segunda oportunidad a esa persona, recuerda que nadie es perfecto.

Si el motivo es por que quieres quitar las ganas a la otra persona de que intente ir un poco más contigo, aquí tienes unos consejos de cómo actuar a la hora de besar. Seguro que si pruebas alguno se le quitarán las ganas de volver a darte un beso.

Babea todo lo que puedas mientras estés besando. Esto es muy desagradable, por lo tanto seguro que se le quitan las ganas de volver a intentarlo.

– Cuando se te acerque y comience a besarte, mantén los labios inmóviles y rígidos. Esto le hará entender que no quieres que te bese. También es muy importante que mantengas los labios cerrados. El contacto con las lenguas es más pasional así que si no existe ningún tipo de roce entenderá lo que quieres decir.

– Mantén los ojos abiertos. Cerrar los ojos hace sentir de forma más sensual los besos. También implica que te encanta lo que estás haciendo. El dejar los ojos abiertos puede hacer que la otra persona sienta vergüenza al besarte ya que a muy pocos les gusta que vean como se “mueve” su cara al besar de forma apasionada.

Algunas causas por las que se rompen relaciones


Celos. Demasiada posesión y un exceso de celos pueden hacer que la otra persona se sienta atrapada. Esto conlleva la necesidad de huida de la otra persona. Irónicamente, seguir que es lo que querías evitar.

Problemas sexuales. Si tenéis problemas sexuales y sois incapaces de hablar de ellos esto no va a ninguna parte. Todo el mundo es diferente y a cada uno le gustan unas cosas y tiene unas necesidades sexuales diferentes.

Problemas personales. Viejos problemas o traumas pueden hacer que una pareja se rompa. Problemas de abandono, cuestiones de imagen, falta de valoración, problemas con las drogas, etc. son sólo algunos de los problemas personales que pueden afectar a la relación.

Problemas financieros. Las preocupaciones financieras forman parte de la vida de muchas personas. Cuando las parejas no son capaces de sincronizar sus hábitos de gastos o de sus valores financieros, comienzan los problemas.

Educación de los hijos. Los padres deben presentarse como un frente unido ante sus hijos. Si uno de los padres permite a los niños hacer las cosas que el otro le prohíbe, esto provoca confusión para los niños y estrés en las relaciones.

Problemas con los padres. Cuando los padres de uno de los dos no aceptan a la otra persona no son los mejores consejeros que se pueden buscar en caso de que exista un pequeño problema. Ninguno de los dos debéis dejar que se metan en vuestras vidas a ordenarlas y organizarlas como ellos quieren. Recordad que vosotros tenéis vuestra vida.

Infidelidad: ¿qué hago ahora?


Tu pareja tiene un amante. ¿Qué haces ahora? ¿Os mantenéis juntos? ¿Os separáis? Después del impacto de la noticia al descubrir que tu pareja tiene un amante llega el momento de las decisiones más difíciles. Por tu cabeza pasará de todo: si lo intentamos ¿la relación tiene futuro?, ¿deseas un futuro con esa persona? Lo normal es que cambies de opinión cada hora: ahora sí, ahora no. Lo mejor es que no tomes ninguna decisión en el momento que denominamos de “calentón”. Tómate tu tiempo e intenta analizar todo con mucho cuidado y sabiendo lo que haces y lo que piensas.

• Es necesario que estructures lo que deseas. No sólo pienses en cómo te sientes con esa terrible noticia, también debes pensar en por qué tu pareja ha llegado a ese punto. ¿Teníais problemas antes? ¿Has dado lo que puedes en la relación? Piensa que a veces tenemos bastante culpa de lo sucedido aunque esto no exime a la otra persona de lo que ha hecho. Debéis mantener una comunicación fluida entre los dos.

• Necesitas descubrir qué es lo que quieres a partir de ahora. Piensa que esto va a producir un cambio en tu vida. Este cambio, sea bueno o malo, es el principio de algo nuevo a lo que te vas a tener que enfrentar. Debes resurgir de tus cenizas como el ave Fénix.

• Ten cuidado con las opiniones y los comentarios de la gente que te rodea. Muchas veces no lo hacen con mala intención, pero en esos momentos puedes dejarte influenciar y hacer o decir cosas de las que luego te puedes arrepentir.

• Si después de analizar todo no te ves con fuerzas para afrontar la situación, lo mejor es que acudas a un especialista que te pueda escuchar y asesorar

Controlar los celos


Las personas somos celosas de nuestra intimidad por naturaleza, por eso cuando detectamos que otra persona atrae la atención de nuestra amada puede ocurrir una respuesta emocional, mental y conductual llamada celos, en definitiva nos sentimos amenazados y tenemos miedo a perder aquello que tanto queremos. Los celos son naturales y muestran un sentido de posesividad e inseguridad, pero pueden acabar destrozando una relación si no se controlan. En definitiva, los celos pueden ser causados por una relación sentimental o interpersonal de cualquier tipo. No hace falta que nuestra pareja se vea a escondidas con otra persona.

En nuestra vida diaria podemos sentir celos cuando nos veamos en una situación comprometida, lo que acaba generando un ambiente hostil y desagradable. Cuando los celos se vuelven incontrolables es necesario tomar una decisión y cortar de raíz aquello que nos genera esa sensación. También existen los celos enfermizos, generados cuando la inseguridad supera a la persona que se ve envuelta de pensamientos negativos, frustrantes y desoladores. Eso es fatal para la pareja, ya que trae consecuencias muy negativas.

Para no tener celos es fundamental tener una actitud receptiva, abierta y no tener pensamientos negativos sin razones aparentes. La desconfianza dinamita una relación de pareja. Intenta reflexionar sobre tus sentimientos, averigua realmente su origen. Luego háblalo con una persona de confianza pero imparcial, seguramente como tendrá otro punto de vista te ayudará a superar la situación y a reconducir tu relación de pareja. Finalmente, es fundamental evitar sentirse la víctima de lo sucedido, todos somos responsables de nuestros actos y debemos aceptar las consecuencias, ya sean buenas o malas.