Mitos sobre la infidelidad


Siempre que hablamos de amor o de infidelidad, solemos abordar diferentes cuestiones basadas en mitos e ideas preconcebidas. La mayoría de las veces, pensamos que esos comentarios que hemos oído durante tanto tiempo son verdaderos sin darnos cuenta de que estos no tienen por qué ser verdad. Aquí tienes alguno de esos mitos:
SEGUIR LEYENDO «Mitos sobre la infidelidad»

Me gusta el novio de mi amiga


Suele ser bastante frecuente que algunas mujeres sientan envidia de sus amigas porque son más guapas, tienen un empleo mejor que el nuestro, tienen más dinero, o simplemente porque tienen el novio que a ellas les gustaría tener. Si te sientes atraída por el novio de tu amiga, lo mejor es ser muy honesta contigo misma y pensar la razón por la cual te has fijado en él. Puede que solo sea un capricho, pero te puede costar una amistad.

Todos tenemos derecho a equivocamos y más en asuntos del corazón. El amor puede confundirnos cuando estamos necesitados de cariño, si estamos pasando una mala racha o tenemos la autoestima baja. Si has caído en la tentación de enrollarte con su novio, seguramente contárselo a tu amiga le haga un daño irreparable.

Nuestro consejo es que ocultárselo si estáis completamente seguros de que no va a volver a pasar. Ha sido simplemente una noche de pasión. El chico tiene que tener claro que la quiere a ella o que no está enamorado. Si tiene dudas quizás puedas tener una oportunidad, pero en ese caso no hagas planes con él a espaldas de tu amiga.

Nunca te líes con el novio de tu mejor amiga. Estas cosas siempre acaban mal, seguramente ella se acabe enterando y su novio te habrá utilizado para darse un capricho que le puede costar muy caro. Si estás enamorada y sabes que no te conviene, olvídalo. Sabemos que no es fácil, pero es lo que tienes que hacer si quieres ser feliz.

Volver a empezar con tu anterior pareja


Puede que esta historia te suene: pareja que lleva años junta y todo marcha perfectamente. El tiempo pasa y, aunque están enamorados, la pareja termina separándose. Hoy en día uno de los dos sigue profundamente enamorado. Esa persona sigue siendo la dueña de la mayoría de sus pensamientos. Como siguen manteniendo el contacto, finalmente la otra persona también confiesa que sigue enamorada. De acuerdo, puede que sean el uno para el otro pero, los dos tienen ahora pareja.

¿Qué se debe hacer en una situación como esta? Lo primero que debes hacer es sentarte a reflexionar. Debes saber qué es lo que quieres hacer con tu vida y si en realidad quieres empezar de nuevo con esa persona. Piensa que este nuevo comienzo puede que no dure para siempre. Debes tener siempre presente tu relación actual. ¿Quieres a tu nueva pareja? ¿No te importa hacerla daño?

Lo que no debes hacer es alargar una situación que pueda hacer daño a bastante gente. Habla con tu ex pareja y analiza detenidamente la situación. Simplemente este “nuevo” amor puede ser una fantasía o un capricho que cuando se cumpla puede volver a aburrir. Si después de analizar todo, ves que en realidad quieres volver con ella, debes actuar.

No presiones demasiado y no fuerces la situación, si los dos queréis volver a estar juntos, todo surgirá de manera natural. Si decidís quedar juntos relájate y disfruta de la cita pero recuerda; tienes una persona en casa que te está esperando. Conclusión: no hagas daño a tu pareja actual. En definitiva, no estás enamorado de ella pero piensa que ella sí lo está de ti.

Relaciones en “zona de peligro”


Si crees que tu relación no va demasiado bien, hazte algunas de las siguientes preguntas, anota tus respuestas y luego, lee y analiza detenidamente tus contestaciones. Tú mism@ podrás saber si tu relación no va bien.

1. ¿Tienes ciertas expectativas acerca de cómo quieres que tu pareja te trate y, a menudo, te sientes decepcionad@?

2. ¿Te das cuenta de que estás celosos de las relaciones que mantienen otras personas?

3. ¿Tienes un sentimiento de decepción o de fracaso, con respecto a tus anteriores relaciones, que están afectando en tu relación actual?

4. ¿Desearías que la relación estuviera formada por un mayor romanticismo?

5. ¿Estás molesto con tu pareja la mayor parte del tiempo y crees que no es una buena persona?

6. ¿Tienes miedo a decir lo que sientes por miedo a causar problemas?

7. ¿Estás constantemente tratando de «arreglar» a tu pareja o ella a ti?

8. ¿Tú, o tu pareja, dejáis que los problemas se vayan haciendo a fuego lento para luego estallar de manera incontrolada?

9. ¿Intentas escapar cuando las cosas se ponen difíciles?

10. ¿Prefieres estar todo el día trabajando antes que volver a casa?

Sistema de puntuación: si contestas «sí» a 5 o más de estas preguntas, tu relación puede estar en una «zona de peligro». Lo que esta «zona de peligro» puede estar diciendo es que no debes dejar esta relación, sino que debes centrarte más en ella o si lo prefieres, tomarte un tiempo para decidir qué quieres hacer con tu vida. Si has contestado «sí» a 2 o más de las preguntas, tu relación puede necesitar un poco de atención.

Más que amigos


A veces, no terminas de estar seguro si en realidad la otra persona se siente atraída por ti o no. La verdad es que cuando habláis y estáis solos, las conversaciones son muy interesantes y vuestras miradas se cruzan repetidas veces. Charláis sobre vuestro pasado, sobre el futuro, sobre la música, el cine, etc. El caso es, que te resulta muy difícil saber hasta donde puedes llegar con esa persona.

Debes intentar averiguar si la otra persona está interesada en que seáis más que amigos. Puedes intentar diferentes estrategias, como por ejemplo; coger su mano cuando lleváis un montón de tiempo charlando. Observa cómo actúa. Si retira rápidamente la mano puede ser por dos motivos; que se ruborice o que “ni sienta ni padezca”, pero seguro que lo notas por la forma en la que lo hace.

Si quieres ser más directo, simplemente abre tu corazón u habla sobre tus sentimientos. Esta es la acción más directa que puedes realizar, pero convertirse en todo un fracaso y hacer que incluso pierdas su amistad. Tómate las cosas con tranquilidad y dale tiempo al tiempo. Pasa todo el tiempo que quieras con esa persona, pero hazlo como un amigo, no como una pareja.

Si finalmente, no llegáis a nada, necesitarás tiempo para reponerte. Puede que esos sentimientos no se disipen nunca, pero piensa, que la relación de amistad que tenéis los dos es maravillosa. Todos necesitamos a un gran amigo a nuestro lado para vivir la vida mucho mejor.

Cómo perdonar una infidelidad


La infidelidad supone la principal causa de crisis en una pareja. Cuando sucede, debes decidir si continuar adelante o dar por finalizada la relación. Si eliges perdonar debes primero volver a confiar en esa persona que te ha pegado el salto. Para volver a empezar de nuevo, primero tienes que comunicarte sinceramente con tu pareja para entender lo sucedido, reflexionar sobre lo que los une, pero también hablar de los aspectos negativos para poder modificarlos.

Evita pedir detalles de la otra relación, a pesar de que tengas intriga, no le ves más vueltas a lo sucedido, solamente conseguirás más angustia y generarás rencor. Analiza en todo momento la actitud de tu pareja. La reconciliación dependerá de la predisposición de ambos, no sirve que solamente uno quiera, los dos debéis poner de vuestra parte para superar la crisis, solamente juntos conseguiréis restablecer la confianza y la fidelidad.

No niegues el pasado, sucedió y hay que aceptarlo, pero deja en claro que sólo perdonarás una vez. Que no vuelva a suceder, que comprenda que se le está dando una segunda oportunidad para hacer las cosas bien y si hay otra infidelidad te perderá para siempre. A pesar de todo, seguramente también debes darte un tiempo para asimilar y superar lo sucedido, pues una infidelidad implica una fractura importante en la confianza en tu pareja.

Creo que mi pareja tiene una aventura


Una vez que ha sucedido, empiezas a analizar diferentes situaciones que te estaban “avisando” de que tu pareja estaba teniendo una aventura. Aquí tienes algunas situaciones que te pueden indicar la infidelidad de tu pareja.

1. Comienza a cuidarse mucho
Comienza a cambiar su forma de vestir, a perfumarse mucho y preocuparse por su forma física. Si te fijas bien, a ti no te presta atención, pero es como si quisiera impresionar a alguien con su imagen.

2. Sus gustos musicales cambian
Si reparas en el estilo de música que ahora escucha, te darás cuenta de que está sufriendo un cambio. Parece como si alguien le estuviera recomendado nueva música o le está mandando mensajes a través de la música.

3. Pasa mucho menos tiempo contigo
Después de trabajar siempre tiene cosas que hacer y llega muy tarde a casa. También se puede producir todo lo contrario; la culpabilidad hará que pase demasiado tiempo a tu lado.

4. Tiene nuevos amigos que no conocías
Si, de repente, notas como está todo el día hablando de sus nuevos amigos, comienza a sospechar que en ese nuevo grupo puede haber alguien especial.

5. Esconde su teléfono
Notarás como está todo el día enviando mails, pero nunca te dice a quien. Seguro que se lleva el teléfono hasta cuando va al baño.

6. Te trata de manera diferente
Está muy distante, critica todo lo que haces, tiene malas contestaciones, etc. Puede que esté tratando de romper vuestra relación, pero no se atreve de manera directa.

Qué no debes hacer después de una ruptura


Después de una ruptura sentimental debes evitar hacer ciertas cosas para volver pronto a la vida normal. Fíjate bien por qué aquí te explicamos hoy, algunas cosas que debes evitar hacer:

– No existen las canciones tristes, por favor
Escuchar canciones tristes y llorar por los rincones de la casa es algo que les encanta hacer a los corazones rotos. Esto no es nada bueno. La música tiene una profunda influencia en nuestras emociones y es capaz de cambiar el estado de ánimo de una persona. Si comienzas a escuchar canciones de desamor y rupturas, lo único que harás será ponerte más triste y pensar constantemente en tu separación.

– Mantente alejado de las botellas de alcohol
Al principio suele ser una tendencia bastante común, la de intentar olvidar las penas con el alcohol. La ingesta de alcohol, nunca ha ayudado a mejorar los problemas a nadie. Después de unas horas el dolor por la ruptura vuelve a ser el mismo, la única novedad que te proporcionará será un nuevo dolor: el de cabeza.

– No muestres tu dolor por donde vayas
Puedes estar sufriendo miserablemente en tu interior, pero tu exterior necesita mostrarse feliz, tranquilo y sereno cuando tu ex esté cerca. No dejes que sepa que está fatal y que la necesitas. No puedes enseñar a esa persona que ya no forma parte de tu vida, como la tuya se ha convertido en un desastre desde que ella ya no está. No te preocupes, todo pasa.

Las rupturas sentimentales en enero


Por si no fuera poco, además de ser uno de los mese más fríos, el mes de enero es el mes en el que se producen más rupturas sentimentales. Seis de cada diez parejas rompen durante este mes. Suena terrible, ¿no? No se sabe muy bien cuál es el motivo, pero muchos aseguran que después de las tensiones navideñas nacen crisis que no demasiadas parejas consiguen superar.

Pero, aparte de las navidades, ¿por qué el mes de enero supera a los demás? Otra suposición es la llegada del día de San Valentín. Cuando llega este día todo el mundo quiere estar con alguien que ama y durante las semanas anteriores muchos empiezan a analizar su actual relación de pareja. Otra razón es el planteamiento que muchas personas se hacen a sí mismas para empezar el año nuevo con cambios.

Todos realizamos un profundo análisis del año anterior. Durante ese análisis decidimos realizar una serie de cambios que pueden afectar a nuestra pareja. Piensa que tu pareja también estará realizando ese análisis, así que intenta halar con ella e intentar poneros de acuerdo en los planes que queréis realizar juntos y qué cosas deseáis cambiar en vuestra relación. Por desgracia para algunos, estos cambios incluyen una revolución de su vida amorosa.

Si una relación no funciona, una ruptura es inevitable, sea cual sea el mes del año. Si finalmente, esta ruptura se produce en enero, debes ser positiv@ y pensar que tienes todo el año por delante para recuperarte. Después de haber llorado la pérdida, pon la otra mejilla. Cada relación es una lección de aprendizaje, coraje y resistencia.

Funciones de un buen consejero de pareja


Un consejero está capacitado para ayudar a las parejas para seguir adelante con sus objetivos, después de una pequeña crisis. Están capacitados para ayudaros a encontrar las respuestas y la creatividad que cada uno tenéis dentro. Seguro que todavía no habéis descubierto muchas cosas en vuestra vida de pareja. Un consejero os proporcionará preguntas, reflexiones y estrategias para ayudaros a motivaros mutuamente y de esta manera poder mejorar vuestra relación. Lo primero que hará será realizar un buen “plan de acción” para comenzar con la terapia. Os ayudará a:

– Establecer vuestras prioridades como pareja y a ser conscientes de cómo queréis “diseñar” vuestra relación.

Identificar vuestros objetivos y ayudar a elegir las medidas de acción hacia el logro de vuestras metas, por ejemplo una vida más sana, un cambio de trabajo, etc.

– Permitirá que os volváis más conscientes de vuestros errores en el pasado para así saber cómo enfrentaros a ellos en el presente y en el futuro.

– Reavivar el amor y la pasión que existía anteriormente entre los dos.

– Descubrir cómo convertiros en el equipo perfecto en lugar de repentinos adversarios.

– Superar los daños que una anterior pareja ha producido en uno de los dos.

– Decidir si queréis continuar con vuestra relación o simplemente terminarla para no produciros más daños.

– Eliminar los celos y crear una mayor confianza entre los dos.

– Pasar de los conflictos a una armonía perfecta y una mayor cercanía entre los dos.