Claves para volver a sentirte bien


En muchas ocasiones, puede que te hayas sentido mal por alguna causa. ¿Qué es lo que más causa dolor al ser humano? El desamor, el sufrimiento, la traición… Todo aquello que está vinculado con las relaciones interpersonales donde se depositan expectativas y deseos. La realidad es que se puede sufrir una pequeña decepción incluso por el hecho de querer conocer a alguien que en realidad no muestra ningún tipo de receptividad a la hora de hacer planes contigo.

¿Cómo puedes recuperar el equilibrio interior en cualquier etapa de la vida después del dolor? En primer lugar, debes entender que si tú no te cuidas, nadie lo hará. Si tú no te valoras de verdad, entonces, tampoco podrás sentir que frente a ti tienes a personas que te aprecian al cien por cien. El filtro de la subjetividad determina el modo de ver las cosas, por ello, debes darte amor para tener esperanza. Dicho amor tiene nombre propio: autoestima.

Y a su vez, la autoestima es la base de la superación personal y de tener la capacidad de ser generoso con los demás. Por otra parte, es importante que hagas el esfuerzo de concretar exactamente qué es lo que te sucede y que pongas nombre propio a tus emociones y a tus sentimientos. Identifica tu dolor. Puedes exteriorizar tus conclusiones con un amigo de confianza o reflejar tu proceso emocional en un diario. Se debe poner razón a la emoción para poder encauzar la rabia, la tristeza, la pena…

Aunque estés triste, intenta vivir como si te sintieras bien. Haz todas las cosas que harías si estuvieras alegre. Poco a poco, verás que ese deseo se convierte en una realidad que además, es posible y alcanzable porque el tiempo todo lo cura y tarde o temprano, las heridas empiezan a adquirir un color diferente.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *