Cuatro errores que no debes cometes al proteger tu corazón

chica-en-las-rocas
Es natural evitar aquello que produce sufrimiento. Sin embargo, este componente también forma parte de la experiencia de ser persona. El deseo de alejarte de este ingrediente puede hacer que cometas errores poco constructivos para proteger tu corazón. ¿Cuáles son estos posibles ingredientes?

1. Confundir una equivocación con una dinferencia de intereses

Ilusionarte con una persona que no siente lo mismo por ti, implicarte emocionalmente, generarte altas expectativas sobre una posible historia, cualquiera de estas situaciones no es el resultado de un fallo personal, sino de una diferencia de posiciones. Sin embargo, si tú sientes que te has equivocado por haber abierto tu corazón, te culpas sin tener que hacerlo.

2. Olvidar la esencia de la vida

El final de la vida siempre será el mismo: la muerte. Es el camino el que marca el aprendizaje, las vivencias, las esperanzas y las ilusiones. Buscar las certezas absolutas en esta aventura te predispone de manera equivocada ante la realidad misma. Por mucho que te esfuerces, no puedes predecir qué pasará mañana. De hecho, ahí reside el aliciente de desvelar las sorpresas del corazón.

3. Pensar en negativo

Aunque una persona haya herido tus sentimientos, eso no significa que todo el mundo sea así. Tampoco se deduce de ello que esa persona no tenga valores buenos. Y, por supuesto, esto tampoco tiene nada que ver con tus propias cualidades. En este tipo de situación, intenta pensar que has hecho lo que has podido. En lugar de fijarte en qué hubiese ocurrido en una circunstancia diferente.

pareja-se-abraza

4. Confundir la felicidad con la ausencia de desilusión

La muerte representa la ausencia de cualquier tipo de desilusión, pero también de ilusión. Estar vivo significa, precisamente, experimentar esa emoción de la motivación que puede romperse por algún motivo. Cerrar la puerta de forma consciente a cualquier tipo de posible expectativa produce el efecto contrario al deseado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *