Cómo cortar el pensamiento negativo tras una infidelidad

chica-con-cara-de-enfado
La experiencia de la infidelidad es una de las que genera mayor malestar emocional en el ámbito del amor. En el ser humano se produce un esquema causal que es aquel que está condicionado por la línea pensamiento, sentimiento y acción. Es decir, cómo piensas en torno a un hecho determinado influye en cómo te sientes. Eso no significa que por pensar en positivo, el dolor de una infidelidad desaparezca.

Sin embargo, sí es cierto que a través de tu actitud, puedes evitar el riesgo de la dramatización en torno al rol de víctima. Se trata de que, incluso en estas circunstancias, tú recuerdes que eres protagonista de tu vida y tienes la capacidad de tomar decisiones efectivas. ¿Cómo cortar el círculo de los pensamientos negativos?

Refleja estas ideas sobre el papel

Una forma de exteriorizar estas ideas que generan tanto ruido mental es ponerlas por escrito sobre un papel. Si lo deseas, también puedes realizar un dibujo con todo aquello que te sugiere tu mundo interno desde el punto de vista de tus emociones.

¿Qué color pondrías a tus emociones ahora mismo? En definitiva, busca el modo de potenciar la expresión emocional por medio de recursos tan básicos como un lápiz, pinturas y un folio.

Quiérete más todavía

La terapia del amor propio es nutritiva frente a la decepción de una infidelidad. Intenta romper la dinámica de preguntas que giran en torno al yo pero que te posicionan en un campo de indefensión: ¿Por qué me ha tenido que pasar esto a mí?

Cualquier pregunta que se parezca a esta idea no es acertada porque lo que ha pasado no es una cuestión que dependa de tu voluntad. ¿Qué vas a hacer a partir de esto que te ha ocurrido? Esta pregunta es más constructiva porque te permite enfocarte en el plano del presente y del futuro inmediato.

chica-y-chico-juntos

Márcate un tiempo

No se trata de reducir los pensamientos negativos a cero, sin embargo, puedes marcarte un plazo de tiempo determinado para expresar esa negatividad y, después, continuar con un discurso más enfocado en el optimismo del cuidado personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *