El amor y la lógica


– El amor a ti mismo
Es un hecho muy claro que si tú no te puedes amar a ti mismo, querer a otra persona te resultará casi imposible. La autoestima es también un ingrediente clave para una relación saludable. Es bueno apoyarte en tu pareja para tener una mayor tranquilidad, pero tú, como individuo, debes ser lo suficientemente fuerte para apoyar tu relación a través de cualquier tipo de crisis. Conseguir esto sin quererte a ti mismo en casi una meta inalcanzable.

– El amor mutuo
Lo primero que se debe asumir en una relación es que las dos personas se quieren el uno al otro por encima de todo. El amor en todas las relaciones no es estático. Si os queréis mutuamente y os conocéis y os complementáis a la perfección no tendréis demasiados problemas, a no ser que influyan demasiados agentes externos. Debéis estar preparados para proporcionaros las suficientes palabras de aliento en los malos momentos.

– Calidad en el tiempo que pasáis juntos
En estos tiempos en los que vivimos, la importancia de las cosas se puede medir por la cantidad de tiempo que se invierte en ellas. Cuando estáis tan ocupados que no tenéis tiempo ni para mirar a vuestra pareja, es el momento de sentaros y hacer conjuntamente una lista de prioridades.

– Comunicación
La comunicación es el núcleo de cualquier relación. A través de la comunicación que mantienes con tu pareja puedes expresarle lo mucho que la amas y la deseas. Debéis conseguir una estupenda unión intelectual. Es importante decir las cosas de forma abierta y honesta. No olvidéis la paciencia

Quererse a sí mismo


¿Te acuerdas de lo bien que te sientes cuando comienzas enamorarte de alguien? Esa experiencia es difícil de olvidar y a lo largo de nuestra vida puede que venga y se marche en diferentes ocasiones. Cuando te enamoras de verdad piensas que va a durar toda la vida y te preocupa perder lo que tienes.

Muchas personas no llegan a saber lo que es un amor verdadero jamás. Si a ti te pasa, no te debes asustar. La intensidad de estos buenos y nuevos sentimientos están conectados directamente con todo nuestro “yo”. Seguro que vayas donde vayas irradias entusiasmo y emoción. Tu gran alegría se combinará con una gran pasión. Todo lo que rodea a tu vida es maravilloso.

Pero ¿Qué pasa si resulta que todavía no has encontrado ese gran amor? Sinceramente, no pasa nada. Tiempo al tiempo. La primera persona de la que debes enamorarte debe ser de ti misma. Si tú no te quieres, no verás todo aquello que te rodea de la misma forma. Es obligatorio que te trates maravillosamente y que te des mucho amor. Cuida de ti mism@ y asegúrate de encontrar todo lo alegre que puedas en las cosas que te rodean y que forman parte de tu vida.

Si no has encontrado a nadie con quien compartir tu vida no te amargues. ¿Quién quiere estar cerca de alguien que está todo el día maldiciendo todo lo que le rodea? Nadie. Si no te quieres tú, ¿quién te va a querer?

Conservar el amor de tu pareja


Al principio de una relación amorosa todo funciona de maravilla pero, con el paso del tiempo, comienzan a aparecer diferencias o discrepancias. Sin embargo, tienes que saber que no hay pareja que no tenga conflictos, todas pasan por momentos difíciles, pero las mejores parejas con las que aprovechan los desacuerdos para crecer sentimentalmente.

Recuerda que no existen las relaciones perfectas, algunas se pueden llevar mejor, otras peor, pero al final lo importante es que os queráis tal y como sois. De vez en cuando puede tener lugar alguna discusión, pero se pueden sacar cosas positivas, e intentar modificar conductas para encontrar el equilibrio de tu pareja.

Evita hacer reproches, criticar los defectos o fracasos del pasado. No guardes rencor a nada, ni tengas remordimientos, mantén una relación sana y soluciona los conflictos cuando sucedan. Es tan importante perdonar como saber pedir perdón, siempre con sinceridad. Debes ser capaz de recomponer cualquier situación conflictiva.

No te olvides de mantener una comunicación fluida y sincera con tu pareja para saber sus sentimientos, deseos, emociones e ilusiones. Expresa también los tuyos para tener un proyecto de unión común. Procura salir de la rutina: realiza actividades nuevas para no caer en una monotonía, evitando el desgaste en la relación. Sorprende a tu pareja siempre que puedas. Fomenta su confianza y no pierdas esos momentos de intimidad para disfrutar del sexo con plenitud.

El amor durante la vejez


Algunas personas dicen que el amor es una fuente, un elixir que nunca deja de correr y cuyo origen se desconoce. Muchas personas tienen la suerte de encontrar su alma gemela a una edad temprana. Deciden casarse y pasan toda su vida juntos. Los años pasan y puede que finalmente, y a edades muy maduras, decidan separarse. También lo que puede suceder es que uno de los dos fallezca siendo ya muy mayores.

Para el cónyuge que se ha quedado sólo comienza una una avalancha de emociones, sentimientos y recuerdos que le hacen recordar toda su vida. Esa persona puede empezar a sentirse solo y ansía tener un compañero nuevo. Así que podríamos decir que existen diferentes razones por las que el amor vuelve a triunfar en la vejez:

Necesidad de una nueva pareja y no estar sólo. La necesidad de una nueva pareja se suele dar más cuando la pareja ha fallecido. El estigma de la soledad duele cada minuto, cada segundo.

– Si lo que se ha producido es una separación, la persona puede querer buscar a otra para demostrarse que ella no ha sido el problema. Se puede intentar buscar una nueva recompensa que alegre el último tramo de la vida, sin tener nada que perder. En contra de lo que muchos creen, se puede encontrar el amor verdadero.

– El sexo nunca muere, así que por muy mayor que se sea siempre se mantienen las ganas de tener intimidad física.

Representaciones simbólicas del amor


El amor siempre se identifica con ciertos objetos, figuras o símbolos que perduran año tras año. Estos símbolos simbolizan este sentimiento que tantas veces es tan difícil expresar. Muchas veces hace más ilusión que tu pareja te pinte un corazón en la orilla del mar, a que te lleve a cenar una noche a un restaurante donde vais a dejaros la mitad del sueldo. Algunas de las representaciones que se han utilizado durante mucho tiempo son las siguientes:

– Corazón
En la antigüedad, muchas personas creían que el corazón era la fuente de todas las emociones. Así que cuando alguien habla de dar su corazón a otra persona, eso significa que le está regalando todos sus sentimientos.

– Cupido
El travieso niño gordito alado es el hijo de Venus, la diosa romana del amor. Según la mitología, las flechas del amor de Cupido traspasan el corazón de los hombres y las mujeres para que se enamoren de otra persona.

– Rosas
Las rosas son, indiscutiblemente, las flores más populares entre los amantes de todo el mundo. Son perfectas para transmitir emociones y principalmente el amor. Supuestamente eran las flores favoritas de Venus.

– Cintas rojas y encajes
Estas siempre han sido utilizadas para envolver y decorar regalos especiales entre los amantes.

– “X”
No pienses que simplemente es algo sexual, sencillamente representa un beso. Esta tradición tiene su origen en la Edad Media, cuando las personas analfabetas firmaban sus documentos con ese signo.

– Tórtolas
Estos pájaros son símbolos de fidelidad y amor. Se aparean y forman parejas de por vida.

Diferencia de edad


Antes de empezar una relación con alguien bastante mayor que tú, asegúrate de que los años no se interponen entre tú y la otra persona. ¿Cuánta diferencia de edad es demasiada? La edad no tiene por qué ser siempre un problema en las relaciones. Muchas parejas no le dan ni siquiera importancia a sus diferencias generacionales, pero lo que está claro es que puede ser un factor importante.

¿Por qué esta importancia? Muy sencillo, si tú eres más joven, tendrás menos experiencia en muchas cosas, sobre todo en el amor, por defecto, las fuertes emociones que acompañan a este sentimiento pueden ser más difíciles de manejar para ti. Algunos días te preguntarás si podrías mejorar tu situación con alguien que fuera de tu misma edad. Pregúntate a ti mismo lo que te atrae a esta persona.

Es muy bueno tener diferentes intereses, ya que ayuda a que la relación sea menos posesiva, pero esto puede afectar a la hora de tomar decisiones para vuestro futuro juntos. También es muy importante el entorno. No todos tus amigos estarán de acuerdo con tu nueva relación. Esto no debe afectarte demasiado, pero recuerda que escuchar a las personas que mejor te conocen te puede servir de mucho.

Si todavía estás viviendo en casa de tus padres no ocultes a tu pareja. Tu familia te quiere y deberá aceptar a esa nueva persona a la que tanto quieres. Tal vez, necesiten un periodo de adaptación, pero no hay nada que el tiempo no ayude a superar.

Un detalle romántico


No eres excesivamente romántico, pero hoy llevas todo el día pensándolo y te has dado cuenta de que un pequeño detalle puede hacer muy feliz a tu pareja. Como no sabes que hacer, aquí tienes unas cuantas ideas para tener un pequeño detalle romántico con tu pareja:

– Llama a la otra persona para saber si tiene que comprar o recoger cualquier cosa de camino a casa. Coméntale que no se preocupe, sabes que está cansada y lo harás tú.

– Envíale una docena de flores: todas iguales excepto una diferente. Escribe una nota que ponga algo así como: “Siempre hay algo diferente que destaca del resto. Tú destacas del resto amor.”

– Llama a la otra persona al trabajo y como si os acabarais de conocer pídele una cita para ir a cenar esa noche.

– Coge uno de tus cheques y déjale uno junto a las llaves del coche que ponga “1 millón de besos”.

– Si nunca tiene tiempo para ir a que le den un masaje, contrata un masajista que vaya a casa para que se lo pueda dar.

– Planea una segunda luna de miel.

– Apunta en su agenda alguna cita romántica que hayas buscado.

– Compra ese regalo por el que suspira desde hace mucho tiempo.

– Escribe un “Te quiero” en alguna parte de la casa donde lo pueda ver nada más levantarse.

– Graba un CD de música romántica y regálaselo.

– Llena la cama con pétalos de rosa.

El romanticismo en la pareja


¿Eres romántico? Cuando hablamos de romanticismo nos referimos a todo aquello que se hace para complacer a la otra persona. El romanticismo está formado por detalles. Estos detalles son los encargados de demostrar a la otra persona cuanto la quieres. Aquí tienes algunas ideas para aumentar el romanticismo en tu relación:

1. Escribir una carta de amor
A veces es más fácil expresar tus sentimientos mediante una carta que decirlos cara a cara. Recopila en pequeñas anotaciones todo lo que sientes y quieres decir a la otra persona y escribe tu carta de amor.

2. Díselo con flores
Un ramo de rosas puede hacer maravillas para derretir un corazón o para pedir perdón. Pero antes de elegir el ramo recuerda cuáles son sus gustos: colores, tipo de flor, etc.

3. Planea una escapada romántica
Simplemente la planificación de un viaje, atendiendo a todas las necesidades y gustos de la otra persona, te facilitará el demostrar lo romántico que eres.

4. Pequeños regalos
Puedes encontrar miles de regalos para tu pareja en los que no hace falta que te gastes una millonada: una vela perfumada, una botella de aceite para masajes, un libro, una foto de los dos… sólo debes encontrar aquello que más agrada a tu pareja. Recuerda que los regalos sexys (lencería, juguetes, etc.) están muy de moda.

5. Una bonita joya
Si puedes permitírtelo será el regalo ideal para esas ocasiones y fechas especiales que celebréis juntos. También puedes hacerle ese regalo cualquier día de la semana, seguro que sorprendes mucho más a tu pareja.

Empezar una nueva relación


¿Cómo sabes cuando estás listo para comenzar a salir de nuevo con alguien? Seguro que sientes algo muy especial por esa persona con la que llevas flirteando algún tiempo, pues bien, puede que haya el momento de dar el paso. Recapacita sobre los asuntos pendientes que pudieron hacer fracasar la relación anterior y aprende de los errores.

– Valórate a ti mismo
Reflexiona sobre la autocrítica negativa. Debes intentar valorarte, eso será captado por los demás. No pienses que ya no le vas a gustar a nadie, o que esa persona nueva simplemente se quiere reír de ti.

– Define tus necesidades
Hay una línea muy fina entre tener expectativas realistas en una relación y tener expectativas demasiado fantásticas. Por lo tanto, mantén la mente abierta al mismo tiempo que recuerdas lo que es realmente importante para ti y esa relación ideal.

– Siéntete seguro
La confianza y la autoestima son fundamentales para pisar fuerte y causar una buena impresión. El día de la primera cita asegúrate de tranquilizar tus nervios y dejar a un lado los temores.

– Permite que el amor entre en tu vida
Arregla todo el desorden que ha dejado en ti el pasado y deja que entre alguien nuevo.

– Determina si es mejor esperar
Hay algunas situaciones en la vida que no son propicias para empezar nuevas relaciones. Piensa que puedes hacer daño a esa nueva persona. Recuerda que una persona estresada y poco receptiva no conseguirá ser ella 100% y puede que lo estropeé todo en esa nueva cita.

Factores que influyen en el amor


Todos tenemos opiniones sobre el amor, pero muy pocos podemos definirlo. Este es considerado como un sentimiento universal e incoherente y, por tanto, es difícil de definir. Pero existen factores que influyen en él. Estos factores pueden hacer que el amor se asiente en esta nueva pareja o simplemente desaparezca y cada uno se vaya por donde ha venido. Algunos de estos factores son:

– Atracción
Si tenemos en cuenta el comienzo del sentimiento de amor, por lo general, comienza cuando alguien te atrae. Esa persona que “enciende” porque te gustan algunas de las cualidades que estás viendo en ese momento. Debemos reconocer que se comienza por una atracción física, aunque al final terminen enamorándote otros aspectos. Hay que tener en cuenta que esta es una etapa donde la mayoría mucha gente, tomar decisiones equivocadas. Es porque no se sabe diferenciar entre atracción física y el amor.

– Compatibilidad
Al empezar a conocer a la persona, tienden a darte cuenta de las cosas positivas y los atributos negativos que la rodean. Este es el momento en el que la compatibilidad toma el protagonismo.

– El tiempo
El tiempo es la mejor forma de analizar si una relación va a funcionar o no. Intenta responderte a una pregunta tan simple como esta: ¿quiero pasar el resto de mi vida con esta persona? Tampoco alargues demasiado el tiempo, ya que hay relaciones en las que desde el primer momento de sabe que no van a ningún sitio.