Falta de personalidad

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La personalidad es uno de los ingredientes más interesantes de una persona, es decir, aquello que hace que alguien sea atractivo o no lo sea. La personalidad tiene mucha más fuerza incluso que la belleza física. Por ello, puede suceder que alguien que tiene un gran encanto físico, lo pierda al no ser igual de atractivo en el plano de su personalidad. Y es que, el modo de ser, las ideas, los pensamientos, la capacidad de comunicar y de transmitir hacen que seas único e irrepetible para alguien que se enamora de ti.

De hecho, el enamoramiento se muestra en su sentido pleno en la admiración que una persona puede sentir por otra. Sin embargo, existen personas que tienen una falta de personalidad total, que rara vez se atreven a mostrarse tal y como son, no expresan sus verdaderos deseos y sentimientos por miedo a la opinión de los demás (y por miedo a no ser aceptadas). De este modo, este tipo de personas viven como si fueran espectadoras de su propio destino en vez de protagonistas.

Además, la personalidad va cambiando en cierto modo a lo largo de la vida. No de una forma drástica pero sí contiene nuevos matices. Por ejemplo, es normal sufrir una evolución ya que las vivencias y las experiencias personales determinan el modo de ver la vida, influyen en el presente y forman parte de la esencia de un ser humano.

La personalidad transmite un tesoro valioso a nivel personal. Por ello, no dudes en dejarte conocer tal y como eres. Deja que alguien pueda llegar a tu corazón sin miedo de que los defectos salgan a la luz. Nadie es perfecto ya que la verdadera belleza reside precisamente en dicha imperfección que es la base de la superación personal, del crecimiento y del cambio.

3 comentarios

  1. Me parece sincero y actual lo reseñado por Ustedes. Quisiera conocer; de ser factible, por que una persona se relaciona absolutamente con la época de sus estudios y, no asume la responsabilidad que le toca en su adultes; o sea se encuentra en la total puerilidad. Gracias.

  2. Evidentemente de acuerdo a mi pregunta sobre la relación para que una persona asuma sus responsabilidades y, no permanezca siempre en la etapa de estudio como un niño, me refiero a la misma en el ámbito general y, no particular de una persona, por no conocerse sus antecedentes. Lo referido sobre la materia, es la instrucción familiar de permanecer en el estudio; sacando muy buenas notas en épocas de su educación y, por lo tanto al no tener ninguna responsabilidad, dicha persona se adapta a esa situación y nunca asume las responsabilidades futuras. Gracias y sepan disculpar las molestias ocasionadas.Saludo muy atentamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *