Enamórale con tu modo de ser


Existen muchas técnicas de seducción, muchas de ellas, remiten a la belleza física y al lenguaje corporal. Sin embargo, no hay nada mejor como tomar conciencia de lo importante y atractivo que puede ser tu modo de ser y tu carácter ante los ojos de otra persona, cuando decides mostrarte de una forma muy sencilla: tal y como eres. Lo artificial, termina alejando, al igual que el miedo a ser uno mismo por falta de autoestima o por timidez.

Enamorar a una persona a través de tu modo de ser implica sencillamente dejarte conocer, es decir, mostrarte. Eso no significa que debas ser un libro abierto desde el primer día puesto que debes proteger tu intimidad siempre. Sin embargo, puedes mostrar tus aficiones, mostrar tu capacidad de expresión en una conversación, mostrar qué temas de interesan, hacerle ver cuáles son tus preocupaciones… Las opciones son infinitas.

Durante la adolescencia o los primeros años de juventud se valora mucho la belleza física en el amor. Sin embargo, con el paso de los años esta perspectiva cambia y lo más importante es el interior. Saber que te encuentras ante la persona adecuada. Uno de los rasgos del carácter más especial para cualquier persona es el carisma, esa luz mágica que puedes emanar al ser diferente y especial.

Tener un carácter agradable y afable te abre puertas con los demás ya sea en el amor o en la amistad. Por el contrario, ser una persona arisca, soberbia y solitaria coloca alrededor de ti un muro que los demás no pueden traspasar aunque quieran, sencillamente, porque tú no lo permites por miedo a parecer imperfecto. De hecho, ese suele ser el miedo más habitual a la hora de mostrarnos como somos: tememos que el otro pueda descubrir que somos vulnerables y tenemos nuestras debilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *