Seis miedos frecuentes en las parejas

miedo-parejas
El miedo es un sentimiento más del corazón humano. En el contexto de la pareja, los temores también son humanos. ¿Cuáles son los seis obstáculos frecuentes que tienes que afrontar en este marco sentimental? ¡Toma nota de esos seis miedos!

1. Miedo a demostrar sentimientos

Muchas personas temen expresar sus sentimientos por sentirse vulnerables al decir “te quiero”, por ejemplo. Sin embargo, conviene comprender que una relación se nutre de la propia comunicación verbal y corporal. Es decir, es positivo mostrar con sinceridad y verdad los propios sentimientos.

2. Miedo a la ruptura

El amor nace con vocación de eternidad aunque luego la realidad muestre lo contrario. El temor a la ruptura conecta con ese miedo que produce la incertidumbre de futuro. La idea de que los sentimientos se apaguen, la tristeza por el sentimiento no correspondido o la pena del abandono son factores que definen una situación de adiós.

3. Miedo a un nuevo amor

Cuando una persona ha tenido una experiencia traumática de desengaño amoroso puede mostrarse muy temerosa ante el inicio de una nueva historia que le produce sentimientos encontrados de ilusión y escepticismo.

4. Miedo a la rutina

La rutina es una base sólida en el amor, pero conviene no tomar este ejemplo al pie de la letra. La rutina excesiva puede ser asfixiante en el amor ante la falta de sorpresa y de novedad.

5. Miedo a la muerte

Cuando una persona quiere a otra no solo vive con tristeza la idea de la propia muerte, sino también, el hecho de que pueda ocurrirle algo al ser amado.

temor-al-engano

6. Miedo al engaño

La mentira disgusta a cualquier persona incluso cuando se disfraza bajo el matiz de una “mentira piadosa”. Este gesto es el abono de la desconfianza en la relación. La mentira produce más temor cuanto mayor es su magnitud en la información.

1 comentario

  1. Definitivamente las experiencias influyen en nuestros temores pero esto es lo que nos hace crecer como ser humano y nos da la capacidad para alertar o valorar a las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *