La mediación en el divorcio


Aunque tiene épocas en las que, desgraciadamente, está más de moda, el divorcio sigue siendo bastante común en la mayoría de los países occidentales. Según los expertos, existen cuatro fases principales que forman parte del proceso de poner fin a un matrimonio: arbitraje, negociación, litigio y mediación. En los últimos años, la mediación se ha convertido en una forma popular para hacer frente a los procesos de divorcio.

¿Qué es la mediación del divorcio? La mediación en el divorcio tiene diferentes significados para diferentes personas. Con este método, la pareja que se divorcia se sentará en una habitación con un mediador neutral. El mediador les ayudará a trabajar los temas que necesitan resolver para que puedan obtener pacíficamente su separación. La mediación en el divorcio debe ser confidencial y flexible, además, les permitirá resolver de manera conjunta sus conflictos de manera que puedan seguir trabajando juntos como padres o seguir adelante con su vida después del divorcio.
SEGUIR LEYENDO “La mediación en el divorcio”

Las prisas no son buenas


Cuando terminas una relación, la idea de comenzar una nueva puede ser un gran apoyo para muchas personas. En el caso de las relaciones rebote, si se acaba de salir de una separación, normalmente la gente se suele dejar llevar por el mero hecho de “no pensar”. Poco a poco, esto conduce a una falta de deseo que hace que la relación no termine nada bien.

Se suele exigir a esa persona, lo que la anterior pareja daba pero cuando esa persona es incapaz de cumplir las expectativas surge el desencanto. Esta es la historia de muchos solteros que acaban precipitándose en una relación y juegan con su vida y con la de otras personas con tal de no enfrentarse a la temida soledad. Pero la soledad, no tiene por qué ser un infierno.
SEGUIR LEYENDO “Las prisas no son buenas”

Pedir el divorcio a la pareja


Llegando a la conclusión de que el divorcio es lo correcto para los dos, esta decisión debe ser contada al cónyuge los antes posible. Una de las cosas más difíciles después de tomar esta decisión es hablar con tu pareja acerca de lo que quieres hacer. La noticia probablemente no será algo agradable que quiera escuchar, así que deberás plantearte como se lo vas a decir. Durante tu preparación para dar esta noticia, debes estar listo para cualquier cosa que la otra persona pueda decir o hacer.

Si es alguien que tiene un historial de violencia, entonces probablemente sería mejor que se lo digas en un lugar público o, también, puedes pedirle a alguien de confianza que te acompañe. Debes estar preparado para su enojo y que te pida que lo reconsideres pero. Recuerda que debes ser lo suficientemente fuerte como para defender tu decisión.
SEGUIR LEYENDO “Pedir el divorcio a la pareja”

Cómo superar una ruptura de pareja


No todas las rupturas sentimentales son iguales, pero algunas pueden acarrear diferentes trastornos. Por eso, es necesario que el duelo se realice de la mejor manera posible, para que ambos puedan seguir adelante después de la separación. Toma nota de estos consejos y aprende ser feliz de nuevo.

Hay una frase que es muy cierta: “El tiempo todo lo cura“. Olvidar es complicado, pero no imposible, sólo es una cuestión de tiempo. Es probable que en los primeros momentos posteriores a la separación, tus sentimientos sean de angustia, nostalgia, desanimo; pero a medida que pase el tiempo te irás sintiendo mejor. La separación comienza con un proceso de duelo para que puedas asimilarla y superarla. La clave está en respetar tus sentimientos y mirar hacia el futuro.

Es importante evita el contacto con tu ex. Respeta tanto tus espacios como los de tu anterior pareja, ya que en caso de estar cerca se podrían desatar más conflictos que empeoren la situación. Toma distancias, no te muevas por su entorno y, en caso de que desees volver a tener contacto, inicia una conversación calmada y no una pelea perpetua.

Realiza actividades que te hagan sentir bien. Casi con toda seguridad en un primer momento te costará encontrar placer en actividades que te hubiesen gustado hacer juntos. Sin embargo, prueba nuevas experiencias, lo que te hubiera gustado hacer y que nunca hiciste estando en pareja, date el gusto de concederte algún “capricho”, realiza un deporte o comparte alguna actividad con amigos, ellos siempre están ahí para ayudarte.

Aprende a disfrutar de la soledad. Parece complicado, pero verás que te sientes mejor. Buscar desesperadamente a alguien que ocupe tu corazón sería un grave error, ya que sólo te traería confusión y te causaría daño. Aprende a estar bien contigo mismo/a para poder iniciar dentro de un tiempo otra relación.

No guardes rencor, es mejor olvidar los malos momentos, porque seguramente hubo innumerables momentos felices dentro de tu relación. No ocupes tu mente con “pensamientos negativos”, porque esto será un obstáculo para volver a disfrutar tu vida después de la separación. Elige guardar un buen recuerdo, si fuiste feliz no fue “tiempo perdido”.

Aprende de tus errores y de lo que deseas de una relación. Cuando tu corazón vuelva a palpitar más tranquilo, una vez superada la separación, analiza la relación anterior para sacar conclusiones. Revisa tus errores, los de tu pareja y los aspectos que no funcionaron bien en el vínculo. Así mejorarás como persona y seguro que serás feliz.

La relación del noviazgo con el divorcio


El divorcio puede convertirse en una terrible pesadilla. Si estás en esa situación, debes intentar mantener a raya esa pesadilla y disfrutar de una relación de amor eterno. Obviamente, permanecer juntos después de un divorcio puede ser casi imposible pero, con el paso del tiempo debéis intentar comprenderos uno al otro y comenzar a disfrutar de vuestras vidas. ¿Recuerdas vuestro noviazgo?

Cuando se sufre un divorcio una de las causas en las que siempre se piensa es en el tiempo de noviazgo. Muchas personas piensan que el mantener un noviazgo corto puede ser un claro motivo de divorcio. Está claro que hay que intentar conocerse antes de dar el paso pero, ese tiempo puede ser más grande o más pequeño. La media general está en uno dos años de noviazgo.

Por el contrario, mucha gente también piensa que un periodo demasiado largo de noviazgo puede resultar perjudicial. El amor y la pasión pueden ir desapareciendo hasta que se llegue a un punto en el que ya no hay nada. Vivir juntos antes de casarse es importante ya que no hay nada mejor para conocer a otra persona que la convivencia. A veces, las personas nos pueden sorprender a la hora de compartir sus vidas. No es igual verte con tu pareja cada dos días y en un restaurante de moda que, verte nada más levantarte día tras día.

La edad también es importante. Muchos dicen que la edad perfecta para el compromiso son los 25 pero, está claro que no todo el mundo tiene exactamente 25 años vividos igual que otra persona. Existen personas que con 19 años son más maduras que otras de 40. Eso de la edad es muy subjetivo.

Divorcios de cine


Muchos se preguntarán qué les ocurre a las actrices y los actores consagrados con sus relaciones amorosas. Hasta las parejas más consolidadas acaban en ruptura ¿Será la rutina, un cambio de sentimientos, un giro completo a sus vidas…?

A continuación os presentamos parejas que han tenido que enfrentarse a todos los trámites burocráticos que supone un divorcio y/o al duro trance emocional que implica el hecho de que una relación sentimental finalice.

Después de más de veinte años juntos Susan Sarandon y Tim Robbins han decidido poner punto final a su trayectoria como pareja. La noticia ha impactado mucho ya que se trata de una de las relaciones más duraderas de Hollywood.

La ruptura de Jennifer Aniston y John Mayer no ha causado tanto asombro, ya que era una relación presidida por muchos cambios de actitudes y bastante inestabilidad.

Pero hay parejas que rompen de forma amistosa y de mutuo acuerdo. Como es el caso de Imanol Arias y Pastora Vega. Una de las parejas más sólidas del mundo de los famosos en España, sus 25 años de convivencia dan prueba de ello.

Y hay parejas que continúan juntas como Vanessa Paradis y Johnny Depp. En 1998 la actriz y cantante francesa caló hondo en el corazón del actor estadounidense. La pareja no está casada y tiene dos hijos.

Si indagamos en la historia del cine, fue sonado el romance entre Lauren Bacall y Humphrey Bogart. Con sólo 19 añitos, ella quedó impresionada por el actor de 44 años durante el rodaje de “Tener o no tener”. Pronto contrajeron matrimonio y constituyeron una de las parejas más famosas de Hollywood. Cuando él estaba muriendo de cáncer la actriz inició una relación con un amigo de Bogart, Frank Sinatra. Justo un año después de enviudar la actriz, Sinatra le propuso matrimonio. Ella aceptó. Pero como no le gustaba airear su vida privada en la prensa, dio por roto el compromiso.

Meses propicios para el divorcio


Cuando el matrimonio atraviesa momentos de crisis, la falta de comunicación es continua y la “chispa del amor” se apagó repentinamente, se plantea el divorcio como solución.

Entonces surgen las dudas para llevar a cabo la separación ¿Cuál es el momento idóneo para el divorcio? Si atendemos a matices psicológicos el mejor momento es antes de que la pérdida del respeto mutuo se convierta en el “rey del hogar”. Si nos guiamos por épocas temporales también pueden fijarse unos meses propicios con el fin de que tal acción sea lo más conveniente para ambos.

La temporada veraniega (que comprende aproximadamente los meses de junio a septiembre en España) son la elección de muchas parejas fracasadas para dar el paso definitivo de ruptura. Por lo general, se disfruta de vacaciones y por lo tanto se dispone de más tiempo para preparar papeles, realizar la repartición de muebles, objetos, dinero…y sobre todo hacer lo posible para conversar y dejar fuera todo tipo de resentimientos. En caso de tener hijos en común evitar que éstos presencien situaciones delicadas en las que haya sido inevitable “no perder los nervios”. Por consiguiente, si los niños están de vacaciones, habrá que buscarlos actividades de entretenimiento fuera de la casa.

No es aconsejable un divorcio en época navideña. Se pueden confundir los sentimientos y caer en la tentación de una reconciliación que únicamente será pasajera.

Sobrevivir al divorcio implica separar las emociones de la lógica y estar seguro de que puedes pensar con claridad en el pasado, presente y futuro. Amar es entregarse por completo, querer vivir lo bueno y lo malo de la vida con la persona amada pero jamás hay que olvidar que nada es eterno que todo sufre transformaciones y lo que una vez pudo ser puro sentimiento ahora sólo atiende al nombre de Desamor.

Hablar a los niños del divorcio


Un divorcio no es agradable. Las parejas pueden llegar a pasarlo verdaderamente mal afrontando esta situación pero ¿qué me dices de los niños? Esta situación es muy difícil, pero tienes que contarles lo que está sucediendo:

– Explícales que tú y papá no sois felices viviendo juntos (o alguna otra palabra que sea bastante exacta) y que necesitáis separaros para poder vivir vuestras vidas.

– Debéis desestresar a los pequeños y repetirles que vuestra mayor felicidad son ellos. Deben tener muy claro que ellos no han hecho nada malo. Los niños, e incluso los adolescentes, se preocupan mucho pensando que su comportamiento es el culpable de la situación.

– Cuéntales simplemente lo que va a pasar, y los cambios principales que se van a producir. Responde todas las preguntas que te hagan. Seguro que los pequeños intentan pediros que sigáis juntos pero debes explicarles que eso es imposible.

– Aunque sean jóvenes, necesitan una explicación. Tomaros vuestro tiempo y hablar del tema cuando ellos os pregunten. Déjales que expresen sus sentimientos.

– No se debe impedir el acceso fácil a la otra parte de la pareja. Una separación de mutuo acuerdo y sin problemas no debe significar impedirles ver a la otra persona. Debéis recordar que aunque lo vuestro no haya funcionado, vais a ser padres para siempre. Ambos necesitaréis resolver los problemas de los niños y mostrarles que no pasa nada aunque se hayan divorciado, siempre serán sus padres.

– No debéis hablar mal a los niños el uno del otro. Esto es algo imprescindible y algo que siempre se debe cumplir. Ya serán mayores para darse cuenta de ciertas cosas.

Ser amigo de tu ex


Cuando una pareja se rompe es habitual que no sea de mutuo acuerdo. Aunque los dos decidan que dar por terminada su relación será lo más positivo más ambos, suele ser uno de ellos el que da el paso, el que realmente está decidido a dejar su vida con su compañero sentimental para comenzar una nueva etapa.

Esta es la principal razón por la que es tan complicado ser amigo de un ex. Incluso cuando la conversación es definitiva y la decisión es firme, el que está convencido de que la relación no puede funcionar suele ser el que añade “podemos seguir siendo amigos”. Pero ¿cuántas veces ocurre? Muy pocas.

La clave está en preguntarse si antes de que vuestra relación de amor comenzara eráis amigos. Si la respuesta es afirmativa, entonces existen muchas posibilidades de que logréis mantener una amistad porque, aunque no será sencillo, se trata de recuperar algo que ya había existido en el pasado.

Si, por el contrario, nunca habíais sido amigos, la cosa se complica, ya que ninguno conocerá ciertas maneras de actuar del otro, cuando no existe amor entre ambos. Además, comenzarán a ocurrir situaciones que nunca antes habíais vivido y a la que no sabréis cómo reaccionar. Y entonces surgirán montones de dudas: ¿le regalo algo por su cumpleaños? ¿Le cuento que me gusta alguien? ¿Le presento a mi nueva pareja?

La inmensa mayoría de las veces todos estos contextos, tan habituales entre amigos, se convierten en embarazosos y muchas veces conllevan al malestar de alguno de los dos, al enfado e incluso a la depresión.

Por ello es muy importante que, antes de tomar la decisión de ser amigo de tu antigua pareja, tengas claro si realmente estar dispuesto a comportarte como un verdadero colega o si únicamente lo haces como una manera de mantenerte cerca de tu ex.

Cómo olvidar un amor perdido o no correspondido


La pérdida de un amor o el amor que no es correspondido es una de las peores angustias que el ser humano puede sufrir, es una emoción que afecta a nuestro cerebro y nos impide seguir viviendo de una forma normal, nuestros sentimientos se han visto tan dañados que el estado de ánimo nos impide ver la realidad de las cosas. En ese momento todo es negativo, muchas veces no se tienen ganas de hacer nada, se llega a pensar que no hay motivos para seguir hacia delante. Es por eso que tenemos que mentalizar que las cosas han cambiado y trabajar en nuestra recuperación. El futuro será mucho mejor.

Los primeros pasos para olvidar a esa persona que nos ha dejado son los más duros. Son momentos de mucha tristeza, nos sentimos deprimidos, pero no siempre es algo malo y negativo, todo en su medida, si acabamos de tener un gran fracaso sentimental o por las circunstancias que sean tenemos algún tipo de depresión o carencia amorosa tenemos que planificar nuestra nueva vida.

Un ejemplo claro seria un desengaño amoroso repentino, que tu pareja te deje porque ha conocido a otra persona con la que prefiere compartir su vida. Si esto te sucede, la vida no se acaba, piensa que empieza una nueva etapa, es comprensible que pasemos unos días de bajón, pero el tiempo lo cura todo, con el paso de los días veremos las cosas de otro modo y la experiencia nos servirá para ir analizando todo lo que ha sucedido.

Ha llegado el momento de la recuperación, de olvida el pasado y empezar de nuevo. Después de esos días que nos hemos pasado hundidos y deprimidos tenemos que comenzar a analizar las cosas, el golpe fuerte ya lo hemos disipado, ahora toca reflexionar, aprender de los errores y buscar nuevos caminos que nos lleven a encontrar un nuevo amor. Dentro de unos años, este trauma sólo será un recuerdo, por eso mismo de nada te sirve ahora seguir hundido, simplemente tienes que tomar las cosas con calma y sobretodo estar abierto a nuevas relaciones, es ahí donde marcarás un antes y un después, observa las cosas con los pies en la tierra y veras como tú mismo levantas el ánimo.