Receta para calmar el dolor del corazón
El corazón no sólo duele ante un infarto o ante la sensación de angustia de un ataque de ansiedad. El corazón también te duele ante el desamor. En ese instante, tu salud física es estupenda, sin embargo, no se puede decir lo mismo de tu salud emocional ya que atraviesas un periodo de transíción hacia la alegría. Es decir, intenta definir el desamor de esta forma, de un modo positivo, teniendo la alegría como tu meta definitiva. Para ello, antes de estar bien de nuevo, deberás sufrir tu dolor, llorar y hacer un periodo de duelo en el que se pierde algo, pero también, nace una nueva fortaleza dentro de ti. Tras superar un desamor eres más fuerte, más sabio y también, más seguro de ti mismo.

¿Cómo se puede calmar el desamor? En principio, no sumando más pena de la necesaria a través de tu actitud. No recreándote una y mil veces en lo que te ha pasado. Incluso, evita contar cómo te sientes a gente que sabes que no te va a entender, sencillamente, porque no tienes mucha confianza e intimidad. El dolor del corazón puede ser más o menos intenso dependiendo del grado de decepción que hayas sentido. Es decir, el tiempo de recuperación será proporcional a la herida que tienes abierta.

Por suerte, el desamor se cura. Tarde o temprano desaparece y la esperanza renace de nuevo incluso, con más fuerza. Y es que, el contraste que existe entre el sufrimiento y la alegría de volver a enamorarte es tan notable, que cuando tienes ese regalo no puedes evitar sentirte afortunado por tener la oportunidad de amar de nuevo.

En un momento de desamor, aléjate todo lo que puedas de la persona que causó tu herida. Borra su número de teléfono de tu agenda y haz tu vida. No importa que te acuerdes de la persona a la que has querido, no tomes esa sensación como un indicio de que debes seguir luchando por ella. Siempre, debes cuidar de ti antes que de otro.