Pautas para evitar el enganche psicológico de la obsesión amorosa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


La obsesión amorosa se manifiesta a través de ese enganche psicológico que lleva al enamorado (obsesionado) a vivir pendiente de qué hace la persona que le gusta, interpreta con angustia ciertos comportamientos del otro, siente ansiedad al ver algunas publicaciones de su objeto de deseo en las redes sociales pudiendo sentir celos por interpretaciones subjetivas. El enganche psicológico de la obsesión amorosa hace sufrir, principalmente, a quien lo sufre. Pero además, también afecta a otros ámbitos de su vida: más dificultades para mantener la concentración en el trabajo.

Autoestima frente a la obsesión

Y también, deterioro de las relaciones de amistad porque muchos de los amigos se terminan cansando por no sentirse valorados. Haber pasado por una situación de este tipo no tiene por qué ser una experiencia necesariamente negativa cuando la persona hace autocrítica y pone los medios adecuados para evitar que esta situación pueda volver a repetirse en el futuro: la autoestima es una de las claves fundamentales para lograrlo. ¡Quiérete a ti mismo sin condiciones para así poder amar más libremente a otra persona! La obsesión amorosa deja a su víctima sin aire emocional, con la sensación de que le falta oxígeno, o lo que es lo mismo, un espacio propio para respirar.

Consejos para evitar esta situación

Cuanto más claro tiene una persona que su vida no cambia drásticamente por el hecho de haberse enamorado sino que es muy saludable que muchas de sus rutinas sigan siendo las de antes, más opciones tiene de ir alimentando un amor correspondido de un modo paulatino y gradual.

Existe una premisa básica del amor que debes interiorizar como una verdad universal: para amar de verdad a una persona antes tienes que conocerle tal y como es. Por tanto, rompe con mitos falsos: “estar enamorado no significa necesariamente amar”. De hecho, quien sufre un enganche psicológico, sufre todavía más porque no está enamorado de una persona real sino de la imagen mental que se ha generado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *