Sufrir menos por una decepción sentimental

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las decepciones sentimentales o en la amistad, surgen en el momento más inesperado. Sin embargo, pocas personas son conscientes de que en realidad, son ellas mismas quienes deciden potenciar el sufrimiento, o por el contrario, aliviarlo a través de la actitud. ¿Cómo puedes sufrir menos por una decepción sentimental?

En primer lugar, tú eres libre de dar la importancia necesaria a las cosas. Es decir, si pones una carga desmedida en el dolor, entonces, es difícil que puedas aliviar tu sufrimiento de una forma efectiva. Aprende a relativizar pero no pongas toda tu carga emocional en algo que en vez de aportarte, te resta ilusión. Es decir, alimenta tu amor hacia ti mismo en vez de destruirte por el simple hecho, de que otra persona ha decidido rechazarte. Que otra persona no te quiera, no significa, que tú no debas amarte. Todo lo contrario: puedes ser tu amigo más leal, tu punto de apoyo en la dificultad.

Por otro lado, después de una decepción, el miedo tiende a crecer. En ese caso, anímate a alimentar tu ilusión por la vida y por todo aquello que te queda por hacer. En el miedo, existen personas que se sienten relativamente cómodas, sin embargo, el verdadero secreto de la felicidad reside en vivir en letras mayúsculas, y no en existir de una forma pasiva. No quedes a la expectativa de tu propio destino, anímate a descubrirlo, es decir, anímate a vivir con la sensación de que tienes por delante muchas cosas buenas que seguro que compensan el dolor de todas las decepciones pasadas.

De las decepciones, también se aprende. De hecho, forman parte de tu identidad y de la experiencia que acumulas en tu corazón hasta este momento. Por ello, relájate y disfruta del aquí y el ahora.

1 comentario

  1. Es duro salir dejar todo lo vivido, y acetar que esa persona con la cual compartiste parte de tu vida ya no te quiere ,pero el dolor te conduce a tomar decepciones, lleva tiempo y poco poco vas aceptando .hay que buscar la fuerza interior y aferrase a. Dios y la mejor cura es el tiempo cuando te des cuenta te igual ,porque el dolor y las lagrimas te ayudan a sanar esa herida del Corazon .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *