¿Qué puedes hacer para animarte cuando te sientes solo?


Cuando nos sentimos solos de verdad y este sentimiento nos hace sufrir, comenzamos a experimentar sensaciones desagradables, como por ejemplo, el miedo y la tristeza. Cuando nos sentimos solos y tristes, tenemos que tener una actitud proactiva para cambiar la perspectiva. Cuando tengas un día gris, evita quedarte encerrado en ti mismo y haz algo para alegrarte el día y dejar de sentirte solo y deprimido.

Ideas para animarte

En primer lugar, aunque en este tipo de días, el deseo inmediato de la persona sería poder quedar con alguien de forma automática, no siempre es posible por incompatibilidad de agenda o por otros motivos. Por ello, en este tipo de días es cuando de verdad tienes que organizar un plan disfrutando de la mejor compañía del mundo, la tuya.

Puedes ir al cine, salir a dar un paseo, acudir a la biblioteca para leer un libro, organizar una tarde de tiendas o simplemente, salir a mirar escaparates… Cuando vuelvas a casa te sentirás más animado y más contento. Además, también te sentirás más motivado para preparar una cena saludable y sabrosa con la que despedir el día. Mimarte con tu plato de cocina favorito también ayuda a elevar el ánimo cuando tienes un mal día.

Cómprate un regalo

Los regalos no son algo exclusivo del día del cumpleaños o de una celebración importante porque todos los días tienes buenas razones para celebrar la vida. Puedes hacerte un regalo especial para animarte el día. Estos detalles son útiles para elevar la autoestima y para recordarte a ti mismo que eres alguien especial.

Pide un abrazo

Aprende a expresar tus emociones con total naturalidad y cuando te sientas solo, puedes pedir con total asertividad un abrazo a una persona cercana. Los abrazos aportan fuerza, pensamiento positivo, ganas de vivir y mucho cariño. Un abrazo es una técnica fantástica para reducir la sensación de soledad a través del contacto físico.

Existen otras cosas que puedes hacer para animarte el día. Por ejemplo, escuchar música, practicar deporte, dibujar como cuando eras niño, cerrar los ojos y viajar hasta lugares felices de tu infancia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *