El proceso de desencanto sentimental


La ilusión no siempre deriva en enamoramiento. En muchas ocasiones, la ilusión deriva en el desencanto que surge al conocer a alguien de una forma más profunda y comprobar que su modo de ser no se ajusta a tus expectativas. O incluso puede ocurrir, que aunque esa persona sea estupenda, uno mismo no sepa qué es lo que ha ocurrido para que muera la chispa. El proceso de desencanto sentimental marca un punto de inflexión en la relación entre dos personas. Y lo cierto es que produce dolor dejar algo bonito atrás ante el sabor amargo de una decepción.

Analizar qué ha ocurrido

Es importante propiciar la introspección de analizar los hechos para observar qué ha ocurrido, cuál ha sido el detonante de este distanciamiento afectivo. También es aconsejable hacer balance sobre lo ocurrido para extraer conclusiones buscando una interpretación de los hechos que sea lo más objetiva posible.

Cómo canalizar la tristeza del desencanto

Todo desencanto produce tristeza. Es ese caso, lo importante es buscar fórmulas para canalizar esa tristeza y que no quede enquistada en el corazón. Por ejemplo, puedes charlar con un amigo sobre lo que ha ocurrido, salir todos los días a dar un paseo porque el hábito de caminar eleva el estado de ánimo, realizar ejercicios de relajación centrados en la visualización de recrearte en momentos felices de tu vida, escribir en un diario…

¿Qué produce desencanto?

Existen actitudes que van minando la ilusión de las personas. Por ejemplo, comprobar que dan más de lo que reciben y no sentirse lo suficientemente valoradas por el otro. Todo ser humano tiene un límite y llega un punto en el que ya no quiere seguir en el mismo punto de espera paciente porque esa espera llegado el momento se vuelve tóxica cuando esa ilusión ya no te ilusiona sino que te duele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *