Las dificultades pueden unir o separar a una pareja


Las dificultades pueden unir o separar a una pareja. Depende de la actitud que se adopte ante ellas, del grado de implicación de cada una de las partes en la resolución del conflicto, del nivel de madurez y de las ganas de apostar por el amor mutuo. En algunos casos, las dificultades alejan a una pareja de una forma extrema: así sucede ante un caso de divorcio.

¿Cómo puedes lograr el efecto contrario, es decir, que tu relación se fortalezca cada día más? En primer lugar, es importante poner atención en la comunicación y en el diálogo. La confianza debe de ser extrema en una pareja, por ello, deja de lado los temas frívolos y superficiales para abrir el corazón, dejarte conocer y mostrar tus preocupaciones… Algunas personas no cuentan temas importantes a su pareja por el temor de preocuparles.

Pero en esencia, todo dolor es menor cuando se comparte. Y a cualquier persona, le gusta estar en lo bueno y en lo malo junto al ser amado. Las dificultades pueden unir mucho más a una pareja. Por ello, hay amores que salen fortalecidos de la distancia, de los problemas económicos, del desempleo, de la oposición familiar… Existen diferentes circunstancias que pueden causar sufrimiento, lo importante es que tanto él como ella tengan claro dónde quieren estar y a dónde quieren llegar.

Los problemas logran separar a dos personas cuando una de ellas mira hacia otra parte en una dificultad, no hace frente a la situación con valentía, pospone el hecho de tener que tomar decisiones, no se implica… En cierto modo, delega toda su responsabilidad en manos del otro, que un día, de una forma lógica se cansa de tener que soportar tanta presión. El amor puede ser mucho más fuerte que las dificultades en una pareja que se quiere de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *