La dignidad en el amor

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La dignidad es una cualidad inherente al ser humano, en base a dicha dignidad cada persona tiene un valor incalculable. Sin embargo, a veces, dicha dignidad se utiliza fuera de contexto o de una forma equivocada. Por ejemplo, se suele decir en el amor, cuando una persona se encuentra ante otra que no le corresponde: “ten dignidad”. Cuando alguien se expresa de este modo, en cierta forma, te está diciendo, simplemente, ten orgullo, no dejes que te diga que no, hazte valer. Pero la verdad es que, en cierto modo, el orgullo no es demasiado bueno cuando hablamos de amor.

Hay que tener dignidad en el amor, pero igual que hay que tenerla en la amistad y en tu intimidad como persona individual. Pero nadie pierde la dignidad por el hecho de “suplicar” en cierto modo el cariño de otra persona. Sencillamente, se trata de un comportamiento que el sujeto en cuestión corregirá en algún momento cuando se dé cuenta de que eso no le lleva a ninguna parte y que además, no existe nada que sea tan poco atractivo como el hecho de transmitir desesperación. Tu vida y tu felicidad, no dependen de que otra persona te corresponda o no.

Eres un ser independiente con herramientas emocionales suficientes para poder sentirte bien contigo mismo. Cualquier persona que ha sentido algo importante en su vida sabe que es posible cometer locuras por amor y que cuando te dejas llevar por el sentimiento, no puedes controlarte. Tal vez luego, con el paso de los meses y de los años te arrepientas pero no eso no significa que perdieras tu dignidad.

Aprende a seducir respetándote siempre a ti mismo. Y ten claro que te mereces lo mejor, por ello, no supliques ni mendigues como si se tratara de una limosna el cariño de nadie.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *