Enamorado de la compañera de trabajo


Es con la mujer que más tiempo pasas ya que la dinámica laboral impone sus extensos horarios. Tales circunstancias dan cabida para profundizar en temas esenciales. Las conversaciones mantenidas entre tú y ella son de lo más interesantes, pero lo más decisivo es que se han encendido los motores del flirteo. Ahora la cosa se pone a tono con las miradas y los piropos constantes.

Estás ante una situación que conlleva cierto nivel de riesgo si tu compañera de trabajo ya tiene pareja o bien, si el entorno laboral en el que trabajáis es hostil.

Respecto al primer caso, no tengas miedo en declarar tu amor. Si ella se encuentra comprometida con otro, es cuestión de que elija ella misma, por lo tanto el dilema se le plantea a ella. Cierto es que tú vivirás con el “alma en vilo” hasta conocer su decisión y si no se ha inclinado por seleccionarte a ti, tal vez entres en un círculo depresivo. Pero esto es algo con lo que ya debes contar: Si se produce el rechazo, acéptalo de buena gana y deja que sean únicamente los sentimientos de la amistad los que gobiernen la relación entre tú y ella. Por el contrario si abandona al otro por ti, saldrás airoso, has obtenido el verdadero triunfo del amor.

Otro de los inconvenientes que se te pueden plantear es que tus jefes no admitan que sus empleados establezcan relaciones sentimentales. Sin embargo, no por ello, debes dejar de dar el paso de la declaración amorosa. Aunque, ¡eso sí, tendréis que ir “cautela” en el entorno laboral! Nada de besos, evitar las miradas cargadas de erotismo… En definitiva tratar de guardar una compostura de máxima prudencia.

El consejo que te damos es que te lances a gozar de la aventura del amor. Ahora que eres joven, tienes el tiempo a tu favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *