El arte de amargarse la vida


Sin duda, hay un arte que muchas personas ponen en práctica, especialmente, en un momento de desamor: el de amargarse la vida. El de sentir que no son lo suficientemente valiosas, que han sido culpables de aquello que les ha pasado, que nunca conocerán el amor… Mil pensamientos de este tipo que lejos de generar bienestar lo que hacen es que te sientas pequeño y diminuto. Además, tienden a compararse con los demás, con aquellos que ya han conocido a su media naranja… La realidad es que desde fuera todo parece perfecto pero tal vez, si estuvieras dentro de una historia, nada te parecería tan bonito.

El arte de amargarse la vida no sólo es propio de personas solteras sino también de personas que están en pareja y se cuestionan constantemente el estado de su relación. No saben si la otra persona es la más adecuada para compartir su vida, dudan de los sentimientos, tienen celos y desconfianza… En este caso, cuando se adopta este rol es como vivir con el enemigo en casa.

Pues bien, ahora que estamos a final de año, estamos a tiempo de adoptar una nueva actitud en la vida para el próximo 2012. Deja de lado la amargura, la negatividad y el pesimismo para abrir la puerta de la ilusión, del pensamiento positivo y de la esperanza. La vida es una aventura difícil de sobrellevar en muchos casos, pero esa aventura se hace todavía más difícil cuando es uno mismo el que se compadece.

Más allá de todos los obstáculos que encuentras en tu camino siempre hay motivos para dar las gracias. Por tanto, búscalos. Anímate a ser objetivo y a valorar tu situación en el mundo con mejor criterio porque tienes personas a tu alrededor que se preocupan por ti, tienes muchas cualidades buenas y tienes razones para estar contento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *