Dar una última oportunidad a la pareja


Existe una situación que puede ser relativamente frecuente en una pareja que arrastra conflictos desde hace años. Y es, por un lado, la de que exista amor y cariño entre ambos. Pero a la vez, también existe un elevado nivel de insatisfacción y de dolor en una de las partes. ¿Qué hacer entonces? ¿Qué tiene que pesar más en la balanza, el amor o la decepción?

La respuesta sólo la puede saber uno mismo, pero una solución posible es la de dar una última oportunidad a la pareja. Así, es más fácil resolver cualquier tipo de duda, quedarte tranquilo porque lo has intentado y luchar al cien por cien por ambas partes una última ocasión. Si sale bien, perfecto. Si la historia sale mal, entonces, habrá que empezar de nuevo.

El peligro de dar una última oportunidad y no cumplir con que sea la última, es que al final, uno mismo puede pasar la vida sin valorarse a sí mismo y dando muchas opciones al otro. Por ello, lo primero a la hora de decir algo, es ser consciente de ello y cumplirlo de verdad. Aunque con ello, parezca que te conviertes en esclavo de las palabras.

Puede que una persona, por ejemplo, decida dar una última oportunidad a su pareja cuando descubre que le ha sido infiel. La oportunidad muestra un punto intermedio entre el dramatismo de cerrar la puerta del todo, y la generosidad de seguir amando eternamente. Cuando a alguien le estás dando una oportunidad, de una forma directa le estás pidiendo que te demuestre que merece la pena de verdad, que está interesado en ti y que tiene ganas de apostar por un presente a tu lado. ¿Alguna vez le diste una última oportunidad a alguien?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *