¿Cómo soportar la indiferencia ajena?


La indiferencia ajena duele, tanto si hablamos de una posible amistad como si hablamos de un posible amor. La indiferencia duele tanto en relaciones que están ya consolidadas como en vínculos que están formándose, y sin embargo, existen expectativas previas. ¿Cómo se puede soportar la indiferencia ajena? En primer lugar, teniendo claro que tu dignidad y tu valor es el mismo más allá de la situación que te rodea.

Por otra parte, también es bueno aprender a observar esa indiferencia y alejarte para evitar hacerte daño a ti mismo. Seguir detrás de alguien que no te hace ni caso sólo te puede llevar a sufrir mucho. A menos, que logres mostrar interés, pero sin entregar el corazón antes de tiempo, es decir, sin poner todos tus sentimientos en ese objetivo que te gustaría cumplir.

La indiferencia hiere porque en un principio, y por pura autoestima, nadie se siente bien cuando no recibe el cariño que de verdad desea. Pero la indiferencia entra dentro de las posibles opciones de una relación interpersonal en la que no das aquello que recibes. Si ahora mismo te encuentras inmerso en un desencanto de este tipo, céntrate en tu vida, en tu presente y en tu valor.

Ese valor que la otra persona se está perdiendo por pura ignorancia porque si te conociera, te daría una oportunidad, al menos, para conocerte. Sin embargo, muchas veces, cuando se actúa con indiferencia, se juzga al otro sin ni siquiera conocerle. Por supuesto, cualquier persona es libre de ser indiferente a otra. Pero en general, no está bien hacer el vacío a alguien. Siempre se pueden hablar las cosas.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *