Tres síntomas de pérdida de interés en otra persona


El sentimiento puede crecer pero también puede desaparecer. En la mayoría de los casos, el proceso de pérdida de interés por otra persona no es automático sino gradual. Es decir, responde a la suma de varios factores. ¿Cuáles son los tres síntomas de pérdida de interés en otra persona?

Ya no imaginas el futuro a su lado

De una forma casi automática, cuando una persona se ilusiona con otra tiende a proyectar planes a largo plazo, imagina situaciones vividas junto a la otra persona. En cambio, cuando pierdes el interés hacia otra persona, dejas de planificar del mismo modo. Ya no encuentras el mismo sentido a los momentos que compartís en común. Experimentas una especie de desencanto que surge de comparar constantemente el ahora con los inicios.

Tienes la sensación de que algo se ha perdido a mitad de camino. Y de hecho, así ha ocurrido: lo que se ha perdido, es el interés hacia el otro y la forma de interpretar la misma realidad. La otra persona sigue siendo la misma pero en cambio, el modo de percibirla ya no es el mismo.

Más distancia interpersonal

Cuando pierdes el interés hacia otra persona, de una forma lógica, se produce más distancia interpersonal. Existe menos fluidez en la comunicación. Los diálogos no son tan frecuentes. De hecho, ya no apetece tanto mantener el contacto. ¿Por qué se produce esta situación? Porque tras cualquier tipo de desilusión, existe un pequeño duelo que muestra el proceso interior de aquel que recompone su mundo interior.

Prefieres quedar con otras personas

Prefieres quedar con tus amigos antes que con esa persona que te recuerda un motivo de tristeza. Y es que, toda ilusión rota produce tristeza en sus inicios. Existen historias que simulan el esquema de “lo que pudo ser y no fue”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *