Análisis de las emociones en pareja

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Se trata de saber disfrutar de las emociones junto a tu amor. Pero es que además cuando toque sufrirlas, deberás estar atento a las señales que te proporcionan un mensaje de sabiduría para evolucionar.

Las emociones aportan significado a tu vida. En ellas están inscritas las experiencias pasadas para comprender mejor tu guión de vida, aclaran el presente y abren nuevos horizontes para el futuro.

En tu camino de perfección están en juego el reconocimiento de la propia valía y de la de otros, y ¡cómo no!, la aceptación de los propios límites, la búsqueda del bienestar y el amor.

¿Cómo conseguir el encuentro íntimo y auténtico con otro ser humano sin contar con las emociones? Aquí te mostramos cómo alcanzar más dominio sobre ellas.

El miedo. Aprender su manejo requiere mirarlo de frente, distinguir si es real (sano) o imaginario, adecuado a la amenaza o desproporcionado. Se puede a controlarlo protegiéndote de lo que te atemoriza. Pidiendo ayuda, apoyo y protección a personas cercanas. Descargando la tensión que te provoca mediante ejercicio físico, deporte, baile.

La tristeza. Predispone al aislamiento, al ensimismamiento, al llanto, al silencio, a la seriedad. Debes llorar para descargar emociones. Agradeciendo todo lo bueno recibido en la vida.

La vergüenza. Al avergonzarnos nos encontramos expuestos, vulnerables, carentes de dignidad, valía o respeto. Esta evaluación negativa provoca baja autoestima, autodenigración o autodesprecio. Responder de forma asertiva, defendiéndonos ante situaciones humillantes, nos ayudará a combatirla.

La alegría. Predispone a afrontar cualquier tarea, aumenta la alegría disponible, aquieta los estados que generan preocupación, favorece el aprendizaje y proporciona reposo, entusiasmo y disposición a la acción.

El amor. Amar es un logro fundamental en el proceso de maduración personal. Se demuestra con la escucha respetuosa y atención eficaz a las necesidades y sentimientos del otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *