Sentimientos positivos
Existen muchos sentimientos diferentes, algunos agradables y otros, desagradables porque te aportan malestar. Este es el caso de la envidia, los celos, la rabia, el resentimiento… Sin embargo, existen sentimientos muy positivos que puedes potenciar de una forma consciente para ser más feliz, estar mejor contigo mismo y quererte más. El amor es un sentimiento que te ayuda a crecer. Por esta razón, es positivo realizar una buena acción cada día, cultivar la amistad, respetar a la pareja, visitar a los padres… Existen muchas formas diferentes de amor y todas ellas aportan cosas buenas a tu vida.

Los sentimientos positivos te hacen sentir también mejor físicamente. Cuando te sientes pleno a nivel emocional, duermes mejor, tienes más energía para hacer frente a la rutina diaria, tienes ganas de hacer cosas nuevas… La Inteligencia Emocional muestra que el ser humano tiene la capacidad de gestionar sus propios sentimientos a través del autoconocimiento. Esta gestión emocional muestra que está en tus manos la felicidad, por ello, no puedes delegar tu responsabilidad de ser feliz en manos de otra persona. Ni siquiera, en manos de tu pareja. Lo único que puede hacer otra persona es quererte, pero no puede tomar las riendas de tu destino para realizar los deseos más profundos de tu corazón que son únicos e intransferibles.

La solidaridad es otro sentimiento positivo que puede manifestarse de diferentes formas. En la actualidad, el ámbito del voluntariado se ha convertido en una forma de ayuda social, pero también, en una forma de entretenimiento en tanto que compartir una actividad te aporta una motivación. Otros sentimientos positivos son: la generosidad, la ilusión, la paciencia, la esperanza… A través del modo de sentir, también te relacionas de una forma u otra con el medio que te rodea. Por ejemplo, relacionarte desde la desconfianza no es una buena idea. Cultiva la seguridad en ti y la confianza.