Solteros, más que nunca

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ahora ser soltero es algo especialmente positivo. Las costumbres han cambiado y ya no se habla despectivamente de ellos. El término peyorativo de “solterón” ha pasado a convertirse por el calificativo de “deseado single”.

Y es que cada vez con más frecuencia la industria se adapta mejor a los hogares formados por una sola persona. En este sentido, muchas agencias y asociaciones organizan viajes para solteros en los que se ofrece la posibilidad de que dos personas del mismo sexo compartan habitación.

Si te fijas en las estadísticas descubrirás que el 79% de los solteros admite que una parte de su tiempo la emplea en buscar pareja y recurre a sitios de Internet especializados en citas.

Además, los solteros de España son considerados como los más fiesteros y poco preocupados por el amor en toda Europa. Otros rasgos que caracterizan el perfil de soltero/a español/a son: Más lanzados para ligar y poco tímidos… De hecho no temen tomar la iniciativa para dar el primer paso.

En concreto, puede decirse que en general sobresale la alegría en el carácter del soltero español, aunque si hay que mencionar defectos tenemos que aludir a los exuberantes celos que experimentan los españoles.

Si hay alguien que disfruta a tope de su soltería ése es el típico español que, gracias a su optimismo, sabe que en algún momento encontrará una pareja para formar familia en el futuro.

Muchos solteros se paran a pensar por qué continúan sin pareja ¿es que el destino no ha estado de su parte o todo responde a errores cometidos que echaron por la borda las pasadas relaciones sentimentales?

Lo importante es rechazar cualquier tipo de actitud catastrófica. Creer que es imposible encontrar a alguien que merezca la pena, únicamente sirve para entorpecer el propósito de topar con el verdadero amor.

Los solteros de hoy en día son personas exigentes, curtidas por relaciones anteriores y sabedoras de lo que quieren. En busca del amor ha de triunfar la naturalidad y la sinceridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *