Recuerdos que te impiden avanzar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los recuerdos forman parte de esa mochila de vivencias tan especial que cada uno porta de forma metafórica sobre su espalda. Sin embargo, más allá de ser una metáfora, la realidad es que muchas veces, los recuerdos cobran fuerza y vida propia. Así sucede cuando una vivencia pesa demasiado sobre ti hasta el punto de que te causa un gran dolor y sufrimiento meses o años después de haberla vivido. Existen recuerdos que impiden avanzar a la persona que sigue estancada en el ayer y no se abre a la novedad del presente.

En muchas ocasiones, estos recuerdos están vinculados con el amor. Es decir, con personas a las que se ha idealizado en exceso, o también, se puede sufrir por la sensación de creer que nunca más se volverá a sentir amor o a descubrir a una persona especial. Lejos de dramatismos la vida es larga y generalmente, cualquier persona vuelve a enamorarse de nuevo. ¿Qué hacer con todos esos recuerdos que te impiden avanzar?

Guardarlos en positivo, ver lo bonito de esos segundos, sentirte afortunado por haberlos vivido. Más allá de esa cuestión, asume que sólo son recuerdos que no volverán nunca más. Es decir, que la realidad es muy diferente a lo que pasa en la idealidad de la mente donde alguien puede seguir recreándose eternamente en el gozo o en el dolor pasado. Pero mientras todo eso sucede, existen parcelas de realidad que pasan de una forma inadvertida ante la mente.

En ocasiones, es necesario consultar con la ayuda de un profesional de la psicología para poder hacer frente a una situación de malestar y avanzar ya que se deben descubrir las causas y los motivos de la tristeza. La vida es bella y merece la pena ser vivida, por ello, no te pierdas ni un milímetro de la belleza que se presenta ante tus ojos cada amanecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *