Qué hacer con el deseo de ser la pareja perfecta

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ser la pareja perfecta es un imposible ya que cualquier relación está formada por dos personas que tienen dificultades, debilidades, miedos e inseguridades. Defectos e imperfecciones que se multiplican por dos a través de la ecuación matemática del amor. Existen personas que aspirar a encontrar a su media naranja para formar una pareja perfecta. En la mayoría de los casos este es el principio de todas las frustraciones porque las parejas más felices no son aquellas que no tienen problemas sino las que gestionan las dificultades del mejor modo posible.

Aceptación incondicional

Para formar la pareja perfecta es muy positivo que una persona se quiera a sí misma de un modo incondicional ya que a partir de la autoaceptación es posible aceptar mejor al otro. En la actualidad, existen centros de psicología y coaching que ofertan talleres sobre crecimiento personal y pueden ser una excelente oportunidad práctica para potenciar el autoconocimiento en el amor.

Deja de lado la rivalidad en la pareja para convertir la colaboración mutua en el mejor modo de alcanzar el bien común. Las parejas que llevan veinte años de matrimonio han aprendido a partir de su propia experiencia lecciones que ignoraban en el inicio del noviazgo. Por tanto, tómate las cosas con calma ya que todo ser humano aprende a partir de sus errores y aciertos.

Existen actitudes que en el contexto de la relación de pareja producen frustración y sufrimiento: la actitud inflexible que muestra una falta de democracia en la relación, hace que la distancia interpersonal aumente. ¿Qué hacer con el deseo de ser la pareja perfecta? Poner este deseo en su contexto para transformarlo en un deseo de superación.

El ideal del principio de la relación

La creencia de haber conocido a la pareja perfecta no es más que una ilusión emocional del inicio del noviazgo cuando la imagen que nos desvuelve el otro es una construcción de la propia proyección. Tener la pareja perfecta es apostar por ese amor día a día y cuidarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *