Las principales causas de estrés amoroso


El estrés puede darse ante situaciones muy diversas, sin embargo, no conviene poner el foco únicamente en situaciones de tristeza. Por ejemplo, la muerte de la pareja es una situación muy estresante, sin embargo, también es posible sentir este sentimiento ante la ilusión de un nuevo noviazgo.

Situaciones de cambio

Todo cambio importante en la vida requiere de unos reajustes y de un proceso de adaptación al cambio. Otra de las situaciones más estresantes en una relación de pareja es vivir un proceso de divorcio. Al dolor del adiós se suman también los aspectos legales propios de este proceso de desamor. Además, un divorcio o una ruptura de pareja también puede traer consigo pérdida de amigos, en el caso de que el entorno más cercano se posicione en favor de uno o de otro.

El estrés también puede estar vinculado con una época del año en concreto. Por ejemplo, existen personas que viven la Navidad como una época estresante en tanto que se convive más tiempo con la familia. Y pueden existir tensiones con algún miembro en particular. Del mismo modo, al no convivir durante tanto tiempo durante la rutina anual, cuando llega el verano, existen muchas personas que echan de menos tener más tiempo para sí mismas. Lo mismo puede ocurrir durante el fin de semana.

Otras situaciones posibles

Una situación económica mala vinculada con una situación de desempleo de larga duración también puede ser motivo de estrés y de preocupación. Además, una situación de tanta felicidad como la llegada de un hijo también requiere de muchos reajustes y un cambio de vida notable, por ello, también es posible sentir estrés.

Un amor no correspondido, una infidelidad de pareja y problemas de comunicación también pueden ser causa de estrés. Esto no significa que a todas las personas les afecten por igual este tipo de vivencias, ni tampoco significa que todo ser humano viva con estrés, la Navidad, por ejemplo. Las situaciones descritas anteriormente concretan posibles focos de conflicto. Otras situaciones de estrés amoroso son: querer encontrar el amor y no encontrarlo. El miedo a la soledad y el temor al abandono también pueden producir malestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *