Los pensamientos automáticos en el amor


La felicidad en pareja es un objetivo positivo de cualquier corazón enamorado: ¿Cómo ser más feliz y disfrutar de la relación? Existen pensamientos automáticos que nos hacen poner la alerta en el lado negativo de la realidad o en supuestos peligros.

Cómo corregir los pensamientos automáticos

Para eliminar estos pensamientos automáticos es muy importante anotarlos por escrito en una libreta para poder identificarlos y tener un mayor control sobre esas ideas frecuentes. Existen pensamientos automáticos vinculados con el amor que pueden boicotear el bienestar común. Por ejemplo: “Mi pareja no me valora” (un pensamiento que pueden tener aquellas personas que necesitan el refuerzo constante del otro y su aprobación). Los pensamientos automáticos suelen mostrar cierto dramatismo y roban la confianza en el amor.

Los pensamientos automáticos reflejan distorsiones cognitivas que es importante superar a través de un diálogo sincero con la pareja. Estos pensamientos automáticos pueden surgir con más fuerza todavía en una etapa de desamor cuando la persona puede experimentar ideas del tipo: “Nunca volverá a conocer a alguien especial”, “tengo la culpa de este fracaso”.

La importancia de identificar los pensamientos automáticos que están siendo un freno a la felicidad presente es poder cambiar ese diálogo interior con el objetivo de mejorar la calidad de vida emocional.

Tener un pensamiento esperanzador

El pensamiento influye en el sentimiento y a su vez, la forma de sentir se muestra en el modo de actuar de una persona. Los pensamientos automáticos pueden reforzar las acciones de desconfianza en la pareja. Por ello, es muy importante tener pensamientos esperanzadores a través de la fe en el otro o en la vida en el caso de atravesar una etapa de soltería.

El optimismo no solo no produce ningún tipo de efecto secundario adverso sino que además, incluso cuando no haya producido un efecto inmediato a corto plazo, sí habrá sido un estímulo para sonreír, y la sonrisa, es salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *