Las dudas en el amor


El ser humano se siente un tanto incómodo ante la duda, ya que siempre aspiramos a conocer la verdad y a tener certeza de todo. Pero existen ámbitos de nuestra vida cuya verdad también está relacionada con el futuro. Este es el caso, por ejemplo, del amor de pareja. Cuando quieres construir una historia sólida con otra persona y piensas en el matrimonio, por poner un caso, lo normal es sentir dudas. Más allá de tu nivel de convencimiento interior y de que sabes que quieres a la otra persona, dentro de ti, puede que siempre quede un espacio para la inseguridad respecto al modo de actuar correcto y a tus sentimientos.

El problema de las dudas crece de verdad cuando se producen con una regularidad alarmante y en una intesidad que no te dejan pensar en otra cosa. Al final, las dudas en el amor son normales, al igual que en ciertos momentos piensas en qué es aquello que te gustaría hacer con tu vida y te vienen a la mente diferentes alternativas.

Las dudas en el amor son sanas puesto que te mantienen alerta, es decir, sigues cuidando de esa persona, sigues pensando en ella y muestras que te importa. De hecho, la indiferencia puede ser lo peor que te pase cuando llevas varios años de relación de pareja. Las dudas, por el contrario, muestran ilusión y ganas por fortalecer el compromiso.

Existen tantas personas en el mundo que es normal que de forma inconsciente te preguntes si tu amor verdadero está a tu lado o te está esperando en otra parte que desconoces. En la mayoría de las ocasiones, la duda es el paso previo hacia la verdad y el convencimiento interior como muestra una crisis de pareja que fortalece la unión una vez superada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *