La mente distorsiona el pasado


La mente es una de las capacidades más importantes del ser humano pero como tal, también tiene sus peligros en tanto que puede causar un gran sufrimiento. Así sucede, por ejemplo, cuando una persona se obsesiona con el pasado y no logra superar una decepción sentimental. ¿Qué sucede entonces? Que el recuerdo de ese hecho, ha cambiado porque la mente termina alterando los acontecimientos de forma inconsciente. Es muy difícil seguir manteniendo un recuerdo firme como si se tratara de una fotografía.

La mente distorsiona el pasado, por ello, es esencial aprender a vivir el presente en el amor, en la amistad y en el trabajo. No esperes a mañana para decirle a tu pareja que le quieres cuando puedes hacerlo ahora. Por otra parte, es importante aprender a entrenar la mente para quedarte con lo positivo y con las cosas buenas que te han pasado a lo largo de la vida. Incluso, aunque hayas roto con alguna persona, más allá del dolor final, ha habido momentos de alegría e ilusión que vale la pena potenciar. Sólo así se puede disfrutar del sabor dulce de la vida y de la esperanza.

Mente y corazón deben caminar unidos de la mano. Sin embargo, en más de una ocasión, tu razón te dice una cosa y tu corazón otra totalmente diferente. ¿Qué hacer entonces? Dar tiempo al tiempo, meditar y reflexionar para hacer mejor las cosas. Con sentido común y coherencia interna.

A través de la mente puedes generarte sufrimiento o felicidad. Para lograr este segundo objetivo intenta recordar sólo aquellos momentos de euforia que has sentido, aunque estuvieran basados en una ilusión. No importa, lo esencial es cómo te sentías tú en ese momento: una cita inolvidable, el primer beso, el encuentro sorpresa con alguien que no has olvidado más allá de los años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *