La importancia de los besos


Después de varios años de relación en una pareja, es normal que se pierda la pasión y la intensidad de los primeros años e incluso de los primeros meses de relación, pero es que el paso del tiempo hace que las relaciones de pareja cambien y evolucionen hasta lugares mucho más interesantes. Aunque una relación de pareja pase por varias etapas, hay una que debería permanecer siempre intacta: la de los besos.

Algo tan simple como un beso, puede mantener activa nuestra relación durante años y es que si se da bien, con pasión, ternura y romanticismo, todo lo demás marchará sobre ruedas. El mejor beso es el que se da por el simple placer de hacerlo, porque uno tiene ganas de besar a su pareja y no tiene la necesidad de demostrarlo a nadie, lo hace para sí mismo y para su pareja, entregándose en cuerpo y alma a ese beso, incluso aunque se trate de un beso rápido, fugaz y superficial.

Eso sí, debemos aprovechar los momentos en los que podemos detener a besar con cariño a nuestra pareja: acercar nuestro rostro lentamente mirándole a los ojos, acariciarle el rostro y los labios, olerle y después, poco a poco ir uniendo nuestros labios y dejarnos llevar, abriendo más o menos la boca y jugando con la lengua del otro.

Dicen que besar es una de las actividades que más emociones y sensaciones diferentes pueden hacernos sentir en tan poco tiempo y con un gesto tan pequeño, así que no nos extraña que sea uno de los pilares básicos de las relaciones amorosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *