El sentimiento es libre


El sentimiento es libre, por tanto, tienes derecho a sentirte como te sientes en cualquier circunstancia más allá de los juicios de una tercera persona. Es decir, más allá de la opinión de amigos, familiares o conocidos. De hecho, gracias a que sentir es algo íntimo y libre, debes liberarte de toda culpa y de toda carga. Por ejemplo, no debes sentirte mal por gustarte de alguien que no te corresponde del mismo modo.

No empieces a cuestionarte si has sido un poco iluso al generarte expectativas a ti mismo de la nada. Evita todo este diálogo interior que no te conduce a ninguna parte y quédate con la parte bonita del sentimiento. De hecho, la vida es mucho más emoción que pensamiento, al menos, eso es lo que nos llevaremos al final de este camino de la existencia.

Claro que la inteligencia tiene su lugar y su espacio. Sin embargo, nadie puede comparar la alegría que sintió al aprobar un examen importante, con la ilusión de estar enamorado. Del mismo modo, tampoco se puede comparar la tristeza por haber suspendido con el dolor del rechazo amoroso. Todo es más intenso y más íntimo, sencillamente, porque el amor toca más el alma que el plano del trabajo.

Por supuesto, un empleo también es fundamental y esencial. De hecho, se trata de un tema muy actual en tanto que en plena crisis el drama de no tener trabajo afecta a muchas familias. Por ello, también, en un caso de ese tipo, no olvides que tienes derecho de sentirte como te sientes. Y es que, en medio de la euforia del pensamiento positivo y de los libros de autoayuda, a veces, se pierde de vista que el ser humano es humano. Es decir, tiene limitaciones y emociones que son una respuesta a un estímulo externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *