El deseo de venganza después de la ruptura


El deseo de venganza surge como consecuencia de la ira que se siente al ser abandonado en el amor o al sufrir un daño que se considera injusto e innecesario. Se dejan llevar por el deseo de venganza quienes pagan una infidelidad, con otra por ejemplo. Sin embargo, quien alguna vez ha cometido este error sabe que el dolor interno no se mitiga de esta forma.

Qué hacer ante el deseo de venganza

Conviene racionalizar el sentimiento, para poder comprender qué está pasando a nivel emocional desde un punto de vista teórico y práctico. Cualquier persona huye por naturaleza de aquello que le causa dolor pero también, se acerca a aquello que le produce placer. De esta forma, ante ese dolor tan desgarrador de una ruptura involuntaria o de un rechazo no deseado, la persona puede tener la sensación de pasar del amor al odio, del deseo al rechazo más absoluto hacia la otra persona.

Nunca caigas en la venganza

Hacer daño a otra persona no está justificado bajo ningún motivo. Pero es que además, ese daño no aporta nada bueno a quien considera que a través de la venganza va a devolver al otro el daño recibido. La situación se agrava mucho más, porque tarde o temprano, llega el arrepentimiento y el peso de la culpa.

El deseo de venganza surge con más facilidad en quienes asocian de una forma equivocada el desamor con la derrota en una batalla. En el amor, no se gana o se pierde, simplemente, se vive. En cualquier tipo de experiencia puedes obtener algo que te permita aprender de verdad. Por ello, para curar el dolor de un desamor lo que de verdad conviene hacer es marcar distancia respecto a la otra persona, y dejar de lado cualquier excusa que te motive a seguir centrado en la otra persona. Cuando alguien quiere vengarse, muestra que no está dispuesto a dejar volar en libertad al ser amado.

1 comentario

  1. hola si yo rompi una relacion de 20 años y el no perdona que me enamore de otro ser por olvidos y descuidos hoy amenaza con arruinarme la vida…el no conoce el amor y eso me preocupa .estamos en terapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *