Cuando la profecía autocumplida causa mala suerte en el amor

soltera
La profecía autocumplida es esa creencia que a pesar de no tener un fundamento objetivo de certeza, es verdad para la mente del protagonista. De tal modo que la vide como tal y la interioriza como una verdad determinante, por esta razón, se produce el efecto de la profecía autocumplida. Es decir, aquello que se piensa como cierto, finalmente se cumple. Algunas personas están condicionadas por este efecto psicológico a nivel sentimental. Por ejemplo, personas que se dicen a sí mismas palabras de desmotivación del tipo: “Nunca tengo suerte en el amor”, “Nunca voy a conocer a alguien que me quiera de verdad”.

Hipótesis que se toman como certeza

Este tipo de idea que se consolida por el efecto de la costumbre de ese diálogo interior condicionado por la profecía autocumplida, produce mucho sufrimiento a quien lo padece. Por la sencilla razón de que los pensamientos negativos producen sentimientos desagradables como la tristeza, la rabia o el pesimismo, y estos sentimientos desagradables se reflejan en la acción.

¿Por qué otro motivo se produce la profecía autocumplida? Porque a nivel humano, nos sentimos cómodos cuando confirmamos en la realidad aquello que hemos presupuesto anteriormente en nuestra mente. Por esta razón, el verdadero secreto para convertir esta profecía autocumplida en un potencial de felicidad es establecer hipótesis positivas y potenciadoras sobre tu vida. Es decir, ideas de inspiración para elevar tu autoestima.

libros

Libros recomendados para solteros

Algunos libros pueden ayudarte a reflexionar sobre el amor. Por ejemplo, Javier Urra es autor de “Mujer creciente, hombre menguante”. Un libro que reflexiona sobre la situación de hombres y mujeres en el contexto presente. Otro libro recomendado para solteros que ofrece una imagen de felicidad de esta opción sentimental es “Solterona, la construcción de una vida propia”. Libro escrito por Kate Bolick. Cuenta la historia de quien siempre soñó con casarse, sin embargo, al llegar a los 30 vio cómo esta idea se había evaporado de su mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *