Cinco lecciones de amor que aprendes después de los 30

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter1Share on Google+1

amor
La edad te aporta experiencia en la escuela de la vida. Y el amor es una de esas experiencias que no afrontas del mismo modo a los 30 que en la adolescencia. En este momento, eres más consciente de que las promesas no se dicen tan fácilmente sin riesgo de romperlas. ¿Qué cinco lecciones de amor verdadero son vitales?

Amar desde tu identidad

El amor no es la unión de dos personas en una, si eso fuese así, ambas perderían su identidad. Si algo tienes que tener presente es que por mucho que quieras a una persona, tu identidad tiene que ser eterna. Es decir, tú amas desde la realidad de tu esencia incondicional.

Tu visión del amor depende de ti

En gran medida, tu forma de amar está condicionada por tus valores, expectativas y creencias. Es decir, más allá del amor como un sentimiento universal, la forma en la que vives los hechos de tu vida sentimental están condicionados por tu modo de ser. Algunas personas viven el amor en tono de comedia, otras en forma de tragedia y otras, en la combinación de una tragicomedia.

No hay que negociarlo todo

La idea de negociar en pareja muestra la esencia de la asertividad al compartir la vida en compañía. Sin embargo, no todo se negocia. Por tanto, tienes que considerar qué límites no quieres traspasar. No hagas nada que no quieras hacer.

Mejor solo que mal acompañado

En este momento, prefieres la estabilidad de sentirte bien contigo mismo, antes que la tormenta emocional de estar en una relación con constantes altibajos que ponen a prueba tu propia higiene mental.

sentimiento

El amor está en todas partes

Amor hacia la naturaleza, el trabajo, la familia, los sueños… Es decir, más allá de vivir el amor de una forma reduccionista, el amor es un concepto universal que está allí donde existe un pedacito de realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *