Cómo aprender a querer más y mejor


En lecciones de amor real, las personas mayores tienen mucho que decir. Aquellas parejas que llevan muchos años de convivencia, pueden dar grandes lecciones sobre lo que significa querer de verdad a alguien a pesar de todos sus defectos, a pesar de todos los malos momentos y más allá de todas las decepciones. La vida no es como los cuentos ni como las comedias de Hollywood.

¿Cómo aprender a querer más y mejor?

Si no quieres asumir los compromisos de la vida en pareja, entonces, eres totalmente libre de no hacerlo y disfrutar con satisfacción de los privilegios de la vida de soltero. En el caso de que asumas un compromiso de pareja, entonces, tienes que ser consciente de lo que implica la vida en compañía. Querer a otra persona implica recordarte a ti mismo con cierta frecuencia que el otro es tan importante como tú. Y descubrirás el verdadero amor cuando descubras lo bien que te sientes al renunciar a ciertas cosas por dar prioridad a las necesidades del otro. El amor significa aprender a ceder en contra de esa tendencia egoísta que existe en el corazón humano.

El amor es libertad

Aprender a querer significa comprender que el amor es libertad. Que ninguna persona es propiedad de nadie y que todo ser humano es libre de llegar a tu vida pero también, de marcharse en algún momento. De hecho, incuso por ley natural, las parejas se despiden en algún momento como consecuencia de la muerte. Querer de verdad a alguien supone aceptar las claves del juego del amor. Cuando vengan las dudas a tu cabeza recuerda que si una persona está contigo es porque te quiere. No hay razón más profunda y simple al mismo tiempo que esa.

Todas las personas tienen un pasado

Todas las personas tienen un pasado todavía más, en función de la edad. Existen personas que rivalizan constantemente con el pasado de su pareja, midiendo su propio valor con el de que sus exparejas. En realidad, deberías pensar, que gracias a que tu pareja no conoció antes el verdadero amor, llegó a tu vida y te encontró a ti. Del mismo modo, gracias a todas las decepciones que tú has vivido, estuviste libre en algún momento para querer a quien amas hoy. Igual que es importante aprender a perder, también tienes que aprender a ganar para no boicotear tu felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *