Cinco emociones inolvidables en una boda feliz

novia-de-boda
El día de la boda representa una experiencia emocional única para sus protagonistas. Emociones que no solo se viven en presente, sino también, de manera anticipada a través de la visualización de esa fecha. ¿Cuáles son las emociones inolvidables en una boda de ensueño?

Gozo

Te sientes de este modo al amar y sentirte amado. Te sientes pleno por estar protagonizando este momento de tu vida que muy probablemente pase a ser uno de los más recordados de tu historia. Estás a punto de iniciar un nuevo capítulo y lo haces con altas expectativas.

Nostalgia

En el día de la boda también hay espacio para el afecto expresado a través de la añoranza de aquellas personas que no están presentes. Por ejemplo, un ser querido fallecido cuyo recuerdo sigue muy vivo. Esos recuerdos también aportan sentido al día de la boda.

Sorpresa

Más allá de la planificación previa, en el día de la boda siempre hay espacio para la sorpresa de detalles inesperados, encuentros emocionantes y mensajes de refuerzo positivo. Por tanto, abre tu corazón a la novedad de esos detalles mágicos.

Agradecimiento

Tienes el deseo de dar las gracias a aquellas personas que están contigo en este momento porque tu felicidad es importante en sus vidas. Puede ocurrir que algunos amigos hayan venido desde lejos para visitarte. Una boda feliz aporta una experiencia de gratitud generalizada hacia la vida, hacia ti, hacia tu pareja y hacia el amor.

imagen-de-boda

Serenidad

Más allá del nerviosismo previo al “sí quiero”, el día de la boda transcurre en un estado de paz interior que es el resultado de sentir que estás en el lugar en el que de verdad quieres estar y con la persona que realmente amas. Es la conclusión de este convencimiento interior.

Por tanto, estas son las cinco emociones inolvidables en una boda feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *