Aléjate de quien te pone en peligro emocional


Existen personas ante las que sientes un elevado nivel de tranquilidad interior, bienestar y esperanza. Sin embargo, hay otras que te ponen frente a un precipicio de inseguridad, miedo e intranquilidad. Esto puede pasar por varias razones: porque la persona que tienes en frente no te conviene o incluso, porque no tienes la menor idea de qué es lo que espera de ti el otro en tanto que se mantiene en el terreno de la ambigüedad. Hace y dice cosas que te llevan a la confusión de sentimientos y eso es algo, que sólo te hace sufrir a ti.

Este tema puede suceder tanto a chicos como a chicas que se enamoran de personas que no les corresponden del mismo modo. El peligro emocional no es nada saludable para vivir, porque cuando lo padeces durante un tiempo prolongado te sientes vulnerable, y lo que es peor, terminas teniendo una especie de enganche psicológico hacia el otro que debes cortar de raíz con una especie de firmeza interior en la que te convenzas que existen otras muchas personas en el mundo con las que puedes compartir tu presente.

No te cierres a la vida por nada ni por nadie. Tampoco dejes que alguien a quien tal vez, tú mismo te has encargado de idealizar, juegue con tus sentimientos. En caso de que seas capaz de transformar un sentimiento de atracción en amistad entonces perfecto. Pero si no puedes hacerlo márchate. Tú no tienes nada que demostrarle al otro sino a ti mismo. Es decir, es tu conciencia la única que debe vivir en paz interior.

El peligro emocional tal vez pueda resultar un tanto atractivo para las personas con un afán de superación desmedido que creen que pueden conseguir todo aquello que se proponen. Y la realidad es que a veces, puede ser verdad que lo consigan, sin embargo, no creo que valga la pena lograr algo a cualquier precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *