Cómo dar un beso en la boca
Una de las cosas más bonitos del amor es el acto de dar un beso en la boca a tu pareja, a veces es el primer paso para establecer una intimidad física. La forma en que besas es fundamental para generar atracción, deseo y pasión a la persona que está contigo. Aprende estos consejos y disfruta regalando besos.

Lo más importante es cuidar el aliento. Lava tus dientes después de cada comida y si notas que no tienes buen sabor de boca masca un chicle o un caramelo mentolado, piensa que un aliento desagradable puede convertir el beso en una experiencia muy desagradable.

La mirada es también algo a controlar cuando se da un beso apasionado, acércate lentamente hacia tu pareja y mírale a los ojos antes de entrar en contacto con sus labios. Ese momento de suspenso aumenta el deseo y tus movimientos dejarán evidente tus intenciones de besar.

Procura siempre que el primer contacto sea suave, no fuerces la situación. Intenta que tus labios estén humedecidos y tersos para que la otra persona los sienta dulces y tiernos. Tras el primer beso corte, aléjate un instante para mirar intensamente a la otra persona, demuéstrale con la mirada que te la quieres comer a besos. Entonces vuelve a acercarte con más decisión. Besa su boca con relajación, recorriéndola entera pero nunca con brutalidad.

Luego opcionalmente puedes pasar a la segunda fase de un beso, consiste en abrir despacio la boca e introducir tu lengua: primero de forma intermitente y luego de una forma más profundamente. Puedes acompañar este tipo de besos tomando suavemente a la otra persona por detrás del cuello o por la cintura, para que se estimulen otras zonas erógenas y aumente la excitación. Finalmente, déjate llevar y disfruta del momento.