¿Una ruptura inesperada o previsible?


El final de una rutpura amorosa puede producirse por diferentes motivos. También, esta decisión puede tomarse por iniciativa propia, o bien, ser el resultado de la voluntad ajena. Por supuesto, también puede tomarse de mutuo acuerdo, en cuyo caso, el sufrimiento es menor. Suele suceder que en la ruptura es cuando algunas personas abren los ojos definitivamente a la realidad y se dan cuenta de lo que estaba pasando. ¿Una ruptura es inesperada o previsible?

La realidad es que en la mayoría de los casos se trata de una realidad visible que no había sido apreciada tal vez, por miedo a asumir la realidad, por temor al abandono, por miedo a la soledad o al fracaso. Sin embargo, cuando una relación no marcha bien existen síntomas de falta de interés y poca comunicación en la pareja. Por ello, conviene estar atento al día a día y a la evolución de una historia para no dejar que pase el tiempo sin ningún sentido. Cuanto más se está inmerso en el seno de una relación que no conduce a ninguna parte, entonces, más se sufre después.

Una pareja que es estable tiene ganas de compartir tiempo en común, la ilusión sigue viva por ambas partes, por ello, se cuida de la persona amada, se potencia su bienestar… La base de un amor de este tipo es el respeto y también, la libertad. Es decir, algunas parejas terminan asfixiadas a nivel emocional por los celos, las dudas o la falta de sentido común.

Si una suptura era esperada dolerá menos que si era imprevisible. También suceden casos de este tipo, por ejemplo, cuando una persona se enamora de otra y decide romper para empezar de nuevo con alguien diferente. Encontrar el amor no es fácil, por ello, no tires la toalla ante el primer obstáculo y no te rindas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *