Tres puntos débiles del celoso


La persona celosa debe de asumir en primer lugar que tiene un problema para poder superarlo. De lo contrario, su malestar interno nunca se resuelve porque aunque ella piensa que la amenaza es externa, en realidad, el conflicto surge de un problema de percepción. ¿Cuáles son los puntos débiles de una persona celosa?

Ve fantasmas donde no los hay

Una persona celosa ve fantasmas donde no los hay, es decir, la interpretación de las actitudes de la pareja carece de objetividad real. Para romper esta tendencia es importante hablar de los miedos internos con una persona de confianza porque con su punto de vista puede ofrecer una visión alternativa. Un primer paso en cualquier situación de celos es darte cuenta de que existen muchas lecturas posibles de un mismo hecho.

Falta de amor propio

Una persona celosa experimenta un gran malestar cuando su pareja se relaciona con otras personas del sexo opuesto o cuando habla con un ex, por ejemplo, El mayor problema es la falta de amor hacia uno mismo: cuando tú eres consciente de tu propio valor y sabes todo lo que puedes aportar al otro, entonces, te sientes mejor contigo mismo. Deja de compararte con nadie cuando eres una persona única e irrepetible.

El miedo constante

El miedo al abandono es un punto débil especialmente frecuente en una persona celosa que vive con la angustia de que en el momento más inesperado su pareja conozca a alguien supuestamente mejor. De esta forma, se produce la profecía autocumplida. Es decir, una persona que vive con miedo al abandono transmite tal inseguridad que puede que la pareja se termine alejando poco a poco. Cultiva tu autoestima para no sentir celos cuando te enamoras.

Los celos se pueden superar pero cuando se trata de un problema agudo que limita la existencia de la persona es importante hacer una terapia psicológica. Por otra parte, es muy importante recordar que en lugar de perder el tiempo con celos es más práctico ser asertivo y expresar tus peticiones y necesidades emocionales de una forma positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *