Sentimiento de haber hecho el ridículo


Muchas personas, se quedan frustradas y con la sensación de haber hecho el ridículo después de un desamor. En esencia, los sentimientos no tienen nada de vergonzoso, por tanto, anímate a sentirte libre desde un punto de vista emocional y afortunado por haber tenido la valentía de mostrarte tal y como eres y por haber arriesgado en ese plano. Existen situaciones que pueden dejar una huella traumática, por ejemplo, vivir un momento de rechazo, claro y directo en el que la negativa, suena como un disparo que va hasta la conciencia.

Aquel que se había hecho ilusiones y se había generado expectativas, se vuelve vulnerable. En cierto modo, también existe la sensación de absurdo, es decir, de haber creado una historia de la nada. En este sentido, conviene precisar, que existen personas que se sienten halagadas por ser conscientes de que generan un sentimiento en otra. En vez de cortar la historia, teniendo en cuenta que están generando ilusiones y expectativas, siguen con la misma actitud por pura vanidad. Pero está claro que hay que tener una gran madurez y responsabilidad para tener la sinceridad de asumir este punto con naturalidad.

Nunca se hace el ridículo en el amor, simplemente, se viven historias que a veces, salen bien y en otras ocasiones, salen mal. Como siempre, lo mejor es entender que se aprende algo de haber vivido un amor, aunque no fuese correspondido. Lo más aconsejable, después de una historia de este tipo, es que aprendas a poner sentido del humor y llegues incluso, a reírte de ti mismo. Es decir, tengas la capacidad de ver la balanza en positivo y sentirte afortunado por otras cosas de tu vida.

Sólo hacen el ridículo en el amor aquellos que hacen daño de una forma consciente y no actúan de una forma coherente en las relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *