Rupturas de pareja a los 50

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter2Share on Google+0


Las rupturas de pareja pueden vivirse en distintas etapas de la relación. Sin embargo, en ocasiones se da por supuesto que si una pareja ya ha superado los quince años de convivencia, existen muy pocas opciones de ruptura. Y lo cierto es que son muchas las parejas que deciden dar un giro a su vida en la etapa de los 50 a los 60 años. Una etapa en la que muchas personas quieren luchar por su verdadera felicidad conscientes de que el tiempo pasa y no quieren seguir alimentando un estilo de vida que no les satisface realmente. Las rupturas a los 50 años suelen tener el añadido de que después de haber compartido tanto tiempo en común, el proceso de rehacer la vida es más doloroso.

Rupturas por la acumulación de insatisfacción

En este tipo de rupturas suele ser frecuente que uno de los dos se anime a dar el paso porque ya tiene una nueva ilusión en mente. Una ilusión que le hace sentir joven y renacido. Las personas que se separan a los 50 años también conviven con el miedo al qué dirán, especialmente, en los pueblos pequeños. Sin embargo, este qué dirán también es visible en las grandes ciudades pero en ese caso, se trata de afrontar la opinión y los comentarios de los amigos y familiares cercanos.

Las rupturas de pareja a esta edad se producen por el impacto negativo de la acumulación de insatisfacción y por la saturación de la paciencia. Tras mucho tiempo de intentar esperar algún cambio en la pareja, finalmente, uno de los dos decide tomar la iniciativa en la ruptura. Nadie se levanta una mañana decidiendo separarse sino que se trata de una idea madurada y meditada durante mucho tiempo de reflexión interna.

Cómo afrontar la ruptura

El proceso no es sencillo, sin embargo, puedes hacer uso de tus fortalezas personales a los 50 años: más experiencia de vida, más sabiduría práctica, mayor nivel de madurez para afrontar los disgustos, un entorno de amistades sólido… Es recomendable que te apuntes a cursos y actividades para establecer una nueva vida social que te permite conocer gente nueva. Si tenéis hijos en común, piensa que llevarte bien con tu pareja es un beneficio para todos. Sin embargo, en la etapa inicial de la ruptura es normal que exista un mayor distanciamiento. El tiempo es muy terapéutico para calmar las heridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *