Ruptura de pareja por una tercera persona

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cada ruptura de pareja tiene unas connotaciones concretas, unos matices que hacen que esa vivencia sea totalmente subjetiva. Muchas de las personas que sufren una ruptura de pareja sienten que su dolor es incomparable al que haya podido sufrir cualquier otra persona. Esta subjetividad se potencia a través del punto de vista personal del propio dolor. Existen circunstancias en las que una ruptura de pareja ha podido precipitarse cuando uno de los dos se ha enamorado de una tercera persona.

El dolor del abandonado

En este tipo de situaciones, el dolor para aquel que es abandonado es notable ya que se produce un claro contraste entre la sensación de frustración que experimenta aquel cuyas expectativas se han roto y la aparente felicidad que vive aquel que tiene un nuevo motivo de ilusión sentimental. Las personas que sufren al haber sido abandonadas también se sienten infravaloradas cuando toman conciencia de que la otra persona ha pasado página fácilmente mientras ellas todavía están intentado olvidar.

Este tipo de situaciones pone en evidencia una verdad del corazón: los ritmos personales son distintos. Además, es curioso cómo dos personas han podido vivir una misma historia, quedándose cada una con una lectura de las vivencias totalmente distinta.

Qué hacer en este tipo de situaciones

Conviene afrontar una ruptura de pareja, poniendo el punto de atención en el hecho en sí y no tanto en las razones que lo han provocado. El resultado final es el mismo: el adiós. Además, es positivo evitar el rol de víctima en el que el en ocasiones se coloca el abandonado de una historia para afrontar la situación sin sumar rencores hacia esa tercera persona ya que el verdadero responsable de sus decisiones, fue la pareja.

Al igual que en cualquier tipo de ruptura, es positivo marcar distancia con la expareja y cortar el contacto para evitar comparaciones interpersonales. En ocasiones de este tipo, aquel que deja a su pareja por haberse vuelto a enamorar puede aspirar a mantener una amistad con su ex. Sin embargo, si una de las partes todavía está enamorada, es poco saludable mantener este vínculo que impide el comienzo del proceso de duelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *