Rasgos de un amor superficial


Existen historias de amor marcadas por la superficialidad de un sentimiento que no roza la profundidad del verdadero amor. Sin embargo, puede suceder que ante las expectativas personales, el enamorado no se dé la oportunidad de observar las cosas tal y como son ante la subjetividad de la fuerza de la ilusión o el deseo de que la historia salga bien. ¿Cuáles son los rasgos de un amor superficial?

Temas de conversación poco personales

Para potenciar el conocimiento mutuo en una relación de pareja es importante que ambos pongan en común temas en los que estén implicados personalmente para poder conocerse tal y como son. Sin embargo, un amor superficial está marcado por temas de conversación que no rozan el plano del corazón. Pueden ser temas entretenidos, sin embargo, no muestran la intimidad propia de una pareja que se está conociendo. Evidentemente, este proceso de ir tomando confianza es gradual.

Desconocimiento del otro

Una persona ama de verdad a otra cuando sabe quién es y le conoce. Pues bien, en una historia de amor superficial, el enamorado puede valorar aspectos que no son tan importantes para mantener una relación estable. Por ejemplo, una persona puede fijarse más en el aspecto físico que en el modo de ser.

Exceso de presente

Es muy importante vivir el presente en el amor y en cualquier contexto, sin embargo, en una historia de amor superficial existe mucho presente y pocas expectativas de futuro. No existe una proyección como pareja.

Y cuando el amor se reduce únicamente a presente, entonces, muestra más un sentimiento superficial que no alcanza el compromiso de querer seguir conociendo a la otra persona. Cuando esta situación se prolonga durante mucho tiempo, entonces, uno de los dos puede desgastarse al dar más de lo que recibe o al sentir que esa historia no cumple sus expectativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *