¿Qué piensas realmente sobre tu pareja?


Dentro del lenguaje humano existe una doble realidad. Por una parte, la realidad de la palabra, aquello que exteriorizamos y compartimos con el otro en un diálogo de pareja, amigos, familia… Sin embargo, también existe otra vertiente que permanece oculta dentro del diálogo y que a veces, puede llegar a ser más importante. Se trata de aquellos pensamientos reales que surgen en el contexto de una conversación de pareja y que sin embargo, no se exteriorizan.

Porque se piensa que la sinceridad tiene un límite, porque se cree que no es necesario decirlo todo, o simplemente, por miedo de herir a la pareja. Sin embargo, a veces, se produce una realidad y es que nos sentimos mal por no haber dicho todo lo que llevábamos dentro, es decir, sentimos que nos hemos guardado algo que en realidad deberíamos haber manifestado.

¿Qué piensas realmente sobre tu pareja? ¿Qué cualidades admiras de su carácter? ¿Qué defectos tiene que crees que podría corregir? La realidad es que la sinceridad es clave en una relación de pareja. Sinceridad con el otro pero también, contigo mismo. Es decir, debes darte la importancia que mereces dentro de una relación y tienes derecho de sentir lo que sientes por muy ilógico e irracional que sea en apariencia.

Te propongo que realices el siguiente ejercicio. Coge un folio en blanco y divídelo en dos espacios a través de una línea central. Piensa en una conversación con tu pareja que no haya salido como tú esperabas. En la columna de la izquierda pon el diálogo que tuvisteis dentro de la conversación pública. Y en la columna de la derecha, exterioriza sobre el papel todos aquellos pensamientos o ideas que quedaron guardados en tu mente dentro de tu diálogo interior (y que forman parte de la conversación privada). Después, analiza en qué hubiese cambiado la situación en caso de que hubieses exteriorizado en voz alta todo el contenido de la columna de la derecha.

La imagen de este artículo está tomada de la película “Como en casa en ningún sitio”. Historia que te invito a ver porque también sirve para reflexionar sobre los casos de parejas que no se conocen tanto como creen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *