El proceso del olvido


El proceso del olvido viene precedido por una fase de desencanto en la que la persona ilusionada siente que su objeto de deseo ha caído del pedestal y se ha hecho mil pedazos. En algunas ocasiones, el olvido se produce a la fuerza, por ejemplo, ante el abandono involuntario en una ruptura de pareja. Pero el olvido también puede ser consciente y meditado cuando una persona adulta, se da cuenta de que ya no quiere sufrir más y ya no le compensa seguir en el mismo punto.

Matar el sentimiento

Matar el sentimiento puede resultar una decisión fría y calculadora pero cortar por lo sano un amor que no tiene reciprocidad es lo más sano para seguir con la vida y no quedarte estancado en una historia que puede volverse obsesiva. El error de aquellos que se niegan a olvidar y dan mil oportunidades a otra persona es que terminan rozando el límite de la obsesión por el otro.

El bienestar interno

Cuando un cariño te hace daño a ti y se vuelve un veneno que recorre tu alma, entonces, ha llegado el momento de pensar en tu propio bienestar y en todo lo que estás perdiendo tú por esta situación: autoestima, energía, vitalidad…

Para olvidarte de alguien, previamente tienes que estar totalmente convencido de que de verdad quieres apartar de tu vida a esa persona que te hiere con su presencia. El daño en un desamor reside en no recibir lo mismo que uno ofrece. Por ejemplo, para alguien que espera amor y recibe amistad esa situación se vuelve agónica a nivel emocional.

Dar la espalda al otro

Dar la espalda a la otra persona supone apostar por ti mismo y pensar en ti. Lo más sano es no poner excusas y cortar todo contacto para poder empezar de cero y olvidar.

1 comentario

  1. Una vez más…..eso lo estoy aplicando a mi vida y me ha funcionado aves regresa el recuerdo pero me doy cuenta que es solo eso un simple recuerdo que poco a poco con el tiempo se borrará…..saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *