¿Por qué expresar sentimientos durante una conversación?

amigas-en-una-cafeteria
Muchas conversaciones pueden girar en torno a aspectos externos a uno mismo, aunque tengan algún tipo de vinculación con el protagonista. Por ejemplo, las características de un próximo destino de vacaciones. Hay tiempos y momentos para abordar temas distintos en las charlas con los demás. Sin embargo, las palabras que describen aspectos personales, aquellos instantes en los que abres tu corazón, son las que realmente alimentan tu bienestar.

Crear confianza a través de las palabras

Este tipo de ejemplo describe el mayor nivel de confianza entre dos personas que se muestran tal y como son ante el otro, crean un universo propio en el que existe la confianza mutua. La soledad frecuente es un sentimiento que no solo puede surgir por la falta de vínculos sociales o el aislamiento, sino también de un estilo de vida en el que el protagonista sí tiene contacto con distintas personas, sin embargo, no identifica una relación verdaderamente profunda y sincera.

Pero no se construye una relación de este tipo sin, previamente, tomar la iniciativa de compartir sentimientos. Una experiencia que surge de manera gradual por la implicación de ambas partes. Y abrir el corazón también significa poder sentirte vulnerable ante el otro cuando se produce una decepción. Sin embargo, crear una coraza a modo de protección produce más dolor todavía a quien, como consecuencia de estar a la defensiva, se siente encerrado en sí mismo y lejos de los demás.

Expresar sentimientos en las conversaciones con amigos y pareja es un hábito positivo para crear una confianza que se actualiza con el tiempo.

gente-pasea-por-la-calle

Conversaciones basadas en la introspección

Estas conversaciones que expresan sentimientos dan visibilidad a las ilusiones pero también a los miedos. Dan protagonismo a los momentos felices y también a aquellos que despiertan la percepción opuesta. De este modo, no solo protagonizas tu propia historia, sino que personas de tu confianza también son testigos de este relato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *