Mantén tu mente ocupada cuando las cosas vayan mal


Cuando las cosas van mal es importante tener la mente ocupada, para intentar pensar lo menos posible en aquello que te preocupa. De lo contrario, se corre el peligro de sufrir mucho y de no lograr nada bueno. Es importante pensar en positivo, porque la mayoría de las cosas trágicas que imaginamos nunca llegan a suceder en realidad. Al revés, al final, la vida es bonita, y nos suceden cosas maravillosas casi sin que nos demos cuenta.

Pero en el amor se producen preocupaciones alarmantes: la pérdida de la persona querida, cómo conquistar a esa persona que parece un reto complicado, cómo dejar una relación sin herir al otro… Todo son sentimientos que nos hacen pensar y mucho de una o de otra forma. También es verdad que cada uno en base a su propio modo de ser puede tener una tendencia mayor o menor a pensar.

¿Qué hacer cuando piensas demasiado? Tener tu mente ocupada y centrada en otras cosas. No te quedes en casa, haz planes, ten ilusiones, apuesta por la felicidad más absoluta, piensa en positivo, rodéate de gente optimista… En general, cuando se piensa demasiado es bueno salir de casa, evita quedarte encerrado en tu hogar viendo la televisión. Salir, ver el aire puro, es lo mejor que te puede pasar para tener un poco de energía vital.

Las cosas no se solucionan por pensar demasiado en ellas. Al revés, en ocasiones hay que ser prácticos y dejar de dar vueltas a la cabeza para poder vivir un poco mejor cada día. Sé práctico, simplifica tu realidad para poder entenderla de una forma global en un contexto más amplio. ¿Cómo te será fácil tener tu mente ocupada? Haciendo aquello que te gusta de verdad y que te apasiona. Así podrás aliviar tus penas para pensar menos y sentir más.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *